Tu navegador (Internet Explorer 7 o anterior) está obsoleto. Tiene fallas de seguridad y no puede mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprende a actualizar su navegador.

X

Navegar / buscar

Redefiniendo el pecado (4)

Tiempo de lectura: 3 minutos

Seguimos con la cuarta y última parte (ver parte 1, parte 2 y parte 3) del capítulo del libro de Tim KellerThe Prodigal God. La base del libro de Keller y de este capítulo está en una de las parábolas más conocidas de Jesús:Lucas 15:1-3, 11-32.

Ambos equivocados, ambos amados. 

Jesús no divide el mundo entre la gente buena y moral y la gente mala e inmoral. Él nos dice que toda persona está dedicada a un proyecto de auto-salvación, a usar a Dios y a los otros para conseguir poder y control para ellos mismos. Todos hacemos lo mismo aunque sea de formas diferentes. Aunque ambos hijos están equivocados, sin embargo, el padre se preocupa por ellos y les invita a ambos a recibir su amor y a entrar en su fiesta.

Esto significa que el mensaje de Jesús, que es el Evangelio, es del todo diferente espiritualmente. El Evangelio de Jesús no es ni religión ni irreligión, moralidad o inmoralidad, moralismo o relativismo, conservadurismo o liberalismo. Tampoco es algo justo en el centro de estos extremos, es otra cosa.

El Evangelio es un camino distinto de los otros 2: según este mensaje, toda persona está equivocada, toda persona es amada, y toda persona está llamada a reconocer estos hechos y a cambiar. En contraste, los hermanos mayores dividen el mundo en 2: “la buena gente (como nosotros) está en lo correcto, y la mala gente, que es la causante de los problemas del mundo, está equivocada” Los hermanos menores, incluso aunque no crean en Dios, hacen lo mismo y dicen: “No, la gente tolerante y de mente abierta están en lo correcto, y los “carcas” y gente cerrada de mente, que son el verdadero problema del mundo, están equivocados

Pero Jesús dice: “los humildes están en lo correcto, y los orgullosos se equivocan” (ver Lucas 18:14) Las personas que confiesan que no son particularmente buenas o abiertas de mente se están acercando a Dios, porque el prerrequisito para recibir la gracia de Dios es saber que la necesitasLas personas que piensan que ya están bien, que no necesitan un salvador, se están alejando de Dios. “El Señor … se preocupa de los humildes pero mantiene la distancia con los orgullosos” (Salmo 138:6 – New Living Translation)

Cuando un periódico preguntó a varios intelectuales de la época “¿Qué está mal con el mundo?”, el pensador católico G. K. Chesterton escribió una breve carta como respuesta:

Dear Sirs: I am. Sincerely Yours, G. K. Chesterton.”

Lo que vendría a ser algo así como: “Apreciados señores, Yo. Amablemente, G. K. Chesterton.” Esta es la actitud de alguien que ha entendido el mensaje de Jesús.

Aunque ambos hijos están perdidos y a la vez son amados, la historia no termina igual para los 2. ¿Por qué construye Jesús la historia de manera que uno de los 2 es salvo, restaurado a una correcta relación con el padre, y el otro no? (Al menos no antes de que termine la historia.) Podría ser porque Jesús está intentando decir queaunque ambas formas de proyecto de auto-salvación están igual de equivocadas, una es más peligrosa que la otra.  Aquí vemos una de las ironías de la parábola. La huída del hijo menor de su padre era algo obvio. Dejó a su padre de forma literal, física, y moral. Aunque el hijo mayor se quedó en casa, estaba en realidad más lejos y alienado de su padre que su hermano, porque no veía su situación real. Se hubiera ofendido en gran manera si alguien le hubiera dicho que se estaba rebelando contra la autoridad y el amor de su padre, pero esa era la realidad.

Porque al hermano mayor le cuesta más darse cuenta de su propia situación, ser un Fariseo del tipo hermano mayor es una condición espiritual más desesperada. “¿Cómo puedes decir algo así?” es lo que la gente religiosa responde si le sugieres que su relación con Dios no es correcta. “Estoy ahí cada vez que las puertas de la iglesia se abren” Jesús dice, en efecto, “Eso no importa.”

Nadie había hablado de esa manera antes…

Redefiniendo el pecado (3)

Tiempo de lectura: 5 minutos

Seguimos con la tercera parte (ver parte 1 y parte 2) del capítulo del libro de Tim KellerThe Prodigal God. La base del libro de Keller y de este capítulo está en una de las parábolas más conocidas de Jesús: Lucas 15:1-3, 11-32.

Bajo 2 patrones tan diferentes de conducta está la misma motivación y objetivo. Ambos están usando al padre de formas diferentes para conseguir las cosas en las que sus corazones están interesados. Era la riqueza, y no el amor del padre, lo que ambos creían que les haría felices y completos, personas plenas.

Al final de la historia, el hermano mayor tiene una oportunidad para deleitarse de verdad en el padre entrando en la fiesta. Pero su rechazo lleno de resentimiento muestra que la felicidad de su padre nunca había sido su objetivo. Cuando el padre recibe al hijo menor, ante la limitación a la parte de su herencia que eso implicaba, el corazón del hermano mayor se muestra tal cual es. Hace todo lo que puede para dañar y resistir a su padre.

Si, como el hermano mayor, buscas controlar a Dios a través de tu obediencia, entonces toda tu moralidad no es más que una forma de usar a Dios para que te de las cosas que realmente quieres. Un ejemplo clásico de esto es el trato que el joven Salieri hace con Dios en la película de Peter Shaffer Amadeus:

“Te ofrecería en secreto la oración más orgullosa que un niño puede imaginar. “Señor, ¡hazme un gran compositor! Déjame celebrar tu gloria a través de la música –y que me celebren a mí también! Hazme famoso en todo el mundo, querido Dios. Hazme inmortal. Haz que, después de mi muerte, la gente mencione mi nombre para siempre con amor por lo que he escrito. A cambio, yo te daré mi castidad, mi industria, mi más profunda humildad, cada hora de mi vida. Y ayudaré a mi prójimo todo lo que pueda. Amen y amén.”

Empieza una vida bajo esta promesa a Dios. Mantiene sus manos lejos de las mujeres, trabaja diligentemente como músico, enseña a muchos músicos gratis, y ayuda a los pobres de forma incansable. Su carrera va bien y cree que Dios está cumpliendo su parte del trato. Entonces aparece Mozart con dones musicales mayores que los de Salieri. Su genio le había sido claramente otorgado por Dios. Amadeus, el segundo nombre de Mozart, significa “amado por Dios”, y sin embargo es un vulgar y auto-indulgente “hermano menor” El abundante talento que Dios le dio a Mozart lleva a una crisis de fe al corazón de “hermano mayor” de Salieri. Sus palabras son muy parecidas a las del hermano mayor en la parábola:

“Era incomprensible… Allí estaba yo, reprimiendo toda mi lujuria natural para merecer el don de Dios y allí estaba Mozart desparramando la suya en todas direcciones –incluso cuando se había comprometido para casarse- y sin castigo alguno!”

Al final, Salieri le dice a Dios, “De ahora en adelante, tú y yo somos enemigos” y desde ese momento trabaja para destruir a Mozart. Tristemente, en la película de Shaffer, Dios está en silencio, a diferencia del padre de la parábola de Jesús, que sale de la fiesta para rescatar al hermano mayor aun cuando éste empieza a caer en la amargura, el odio, y la desesperación que finalmente acabó con Salieri.

Los grandes esfuerzos de Salieri para ser casto y caritativo mostraron ser profundamente interesados. Dios y los pobres eran sólo instrumentos útiles. Se dijo a si mismo que estaba sacrificando su tiempo y dinero para el bien de los pobres y la gloria de Dios, pero no era verdad. Lo estaba haciendo para su propia gloria, para obtener fama, fortuna, y auto-estima, “Me gustaba a mi mismo” dijo Salieri, “… hasta que apareció él, Mozart

En el momento en que se da cuenta de que su servicio a Dios y a los pobres no le iba a dar la gloria que tanto deseaba, su corazón se convirtió en asesino. Pronto el moral y respetable Salieri se muestra capaz de males peores que el vulgar e inmoral Mozart. Mientras que el Mozart de Amadeus no es religioso, es el devoto Salieri el que acaba más alejado de Dios, igual que en la parábola de Jesús.

Esta mentalidad puede estar presente en una forma más sutil que en la vida de Salieri. Conocí a una mujer que había trabajado muy duro en un ministerio cristiano. Cuando le llegó una enfermedad crónica en la mediana edad, la llevó a la desesperación. Finalmente se dio cuenta de que en lo más profundo de su corazón Dios le debía una vida mejor, después de todo lo que ella había hecho por Él. Esa asunción le hizo extremadamente difícil salir de ese hoyo, por muchos saltos que diera. La clave para mejorar, sin embargo, estaba en reconocer esa mentalidad de “hermano mayor” en su interior.

Los hermanos mayores obedecen a Dios para obtener cosas de Él. No obedecen a Dios para obtener a Dios mismo – para parecerse a Él, amarle, conocerle, y deleitarse en Él. De la misma manera la gente religiosa y moral necesita a Jesús como Señor y Salvador tanto como los hermanos menores que dicen no creer en Dios y definen el bien y el mal ellos mismos.

Aquí tenemos, pues, la definición radical de Jesús de lo que está mal con nosotros. La mayoría de gente define el pecado como romper una lista de reglas. En cambio, Jesús nos muestra cómo un hombre que prácticamente no ha violado ningún mandamiento moral de la lista puede estar tan perdido espiritualmente como la persona más libertina e inmoral. ¿Por qué? Porque el pecado no es sólo romper las reglas, sino ponerte a ti mismo en el lugar de Dios como Señor, Salvador y Juez de la misma manera que cada hijo busca desplazar la autoridad de su padre en su propia vida.

El joven Salieri se hubiera opuesto de forma rotunda si alguien le hubiese dicho que estaba haciendo esto. Por ser casto y caritativo, ¿no estaba cumpliendo la voluntad de Dios en vez de la suya propia, no estaba honrando y sometiéndose a Dios? Pero al buscar poner a Dios en deuda y obtener el control sobre Él a través de sus buenas obras – en vez de confiar en su gracia gratuita- estaba actuando como su propio salvador. Cuando se convirtió en alguien lleno de amargura hacia Mozart, seguro de que Dios estaba siendo injusto, se estaba poniendo a si mismo en el lugar de Dios el Juez.

Hay 2 maneras de ser tu propio Señor y Salvador. Una es rompiendo todas las leyes morales y viviendo a tu manera, y otra es cumplir todas las leyes morales y ser muy, muy bueno.

Continuará…

Fuente: A tiempo y a destiempo

Redefiniendo el pecado (2)

Tiempo de lectura: 4 minutos

Seguimos con la segunda parte (ver parte 1) del capítulo del libro de Tim KellerThe Prodigal God. La base del libro de Keller y de este capítulo está en una de las parábolas más conocidas de Jesús: Lucas 15:1-3, 11-32.2 hijos perdidos

En el acto 1, en la persona del hermano menor, Jesús nos da una descripción de pecado que todo el mundo reconoce. El hombre joven humilla a su familia y vive una vida auto-indulgente y disoluta. Está totalmente fuera de control, está alejado de su padre, que representa a Dios en la historia. Cualquiera que viva así será apartado de la presencia de Dios, algo con lo que los oyentes de la parábola estarían de acuerdo.

Sin embargo, en el acto 2, el énfasis está en el hermano mayor. Es meticulosamente obediente a su padre, y por tanto, por analogía, a los mandamientos de Dios. Lo tiene todo bajo control y es bastante disciplinado. Así que tenemos 2 hijos, uno “malo” según los estándares convencionales, y uno “bueno”, pero ambos están alejados del padre. El padre tiene que salir fuera e invitar a cada uno de ellos a recibir su amor y entrar en la fiesta. Así que no hay sólo un hijo perdido en esta parábola –hay 2.

Pero el acto 2 llega a una conclusión impensable. Jesús, quien cuenta la historia, deja de forma deliberada al hermano mayor en su estado de alienación. El “hijo malo” entra a la fiesta de su padre pero el “hijo bueno” no. El amante de prostitutas es salvo, pero el hombre de rectitud moral sigue perdido. Eso era darle la vuelta a todo lo aquella gente que había oído hasta entonces.

Pero Jesús no se queda ahí. Todavía dice algo más chocante. ¿Por qué el hermano mayor no entra? Él mismo da la razón: “Porque nunca te he desobedecido” El hermano mayor no está perdiendo el amor del padre a pesar de su bondad, sino por su bondad. No son sus pecados lo que crea una barrera entre él y su padre, es el orgullo que tiene respecto a sus logros morales; no son sus malos actos sino su justicia la que lo mantiene lejos de compartir la fiesta del padre.

¿Cómo puede ser esto? La respuesta es que el corazón de los hermanos, y los 2 modelos de vida que representan, son más parecidos de lo que aparentan.

¿Qué era lo que más quería en la vida el hermano menor? No podía soportar tener que compartir los recursos de su familia bajo la supervisión de su padre. Quería tomar sus propias decisiones y tener el control total de su parte de riqueza. ¿Cómo lo consigue? Con una demostración de poder, un desafío flagrante a los estándares de su comunidad, una declaración de completa independencia.

¿Qué era lo que más deseaba el hermano mayor? Si pensamos en ello, nos damos cuenta de que  quería lo mismo que su hermano. Estaba tan resentido con su padre como el hermano menor. También él quería las cosas de su padre en vez de  a su padre mismo. Sin embargo, mientras el hermano menor se fue lejos, el hermano mayor se quedó cerca y “nunca desobedeció” Esa era su manera de tomar el control. Su petición secreta es, “Nunca te he desobedecido, por lo tanto ahora tu tienes que hacer cosas en mi vida de la manera que yo quiero que se hagan

Los corazones de ambos hermanos eran iguales.  Ambos hijos no toleraban la autoridad de su padre y buscaron maneras de salir de debajo de ella. Ambos querían entrar en una posición en la que decirle a su padre cómo hacer las cosas.  Ambos, en otras palabras,  se rebelaron –pero uno lo hizo siendo muy malo y el otro siendo muy bueno. Ambos estaban alejados del corazón del padre, ambos eran hijos perdidos.

¿Te das cuenta de lo que Jesús está enseñando? Ninguno de los hijos amaba al padre en si mismo. Ambos estaban usando al padre para sus propios objetivos egoístas en vez de amarle, disfrutar de él, y servirle por amor a él. Eso significa que te puedes rebelar contra Dios y estar alejado de Él o bien por romper sus normas o bien por mantener sus normas de forma estricta.

Es un mensaje impactante: la obediencia severa a la ley de Dios puede ser una estrategia para rebelarse contra Dios.

Una comprensión más profunda del pecado.

Con esta parábola, Jesús nos da un concepto mucho más profundo del pecado del que tendríamos si Jesús no hubiese contado esta historia. Mucha gente piensa en el pecado como no llegar a cumplir las reglas de conducta de Dios, pero, aunque no es menos que eso, la definición del pecado que ofrece Jesús va más allá.

En su novela Sangre sabiaFlannery O’Connor dice de su personaje Hazel Motes que “había una profunda, oscura, innombrable convicción en él de que la forma de evitar a Jesús era evitar el pecado” Esto es algo muy perspicaz. Puedes evitar a Jesús como salvador guardando todas las normas morales. Si lo haces, entonces tienes “derechos”. Dios te debe respuestas a tus oraciones, una buena vida, un “pasaje hacia el cielo” cuando mueras. No necesitas a un salvador que te perdone por pura gracia, tu mismo eres tu propio salvador.

Esta actitud es claramente la del hermano mayor. ¿Por qué está tan enfadado con su padre? Siente que tiene el derecho de decirle a su padre cómo se deben utilizar las ropas, anillos, y los recursos de la familia. De la misma manera, la gente religiosa suele vivir vidas morales, pero su objetivo es influenciar a Dios, controlarlo, ponerlo en una posición en la que ellos piensan que Dios les va a deber algo.  Por tanto, después de toda su meticulosidad ética y piedad, se está en realidad rebelando contra su autoridad. Si tú, como el hermano mayor, crees que Dios debe bendecirte y ayudarte porque has trabajado muy duro para obedecerle y ser una buena persona, entonces puedes ver a Jesús simplemente como alguien que te ayude a ser mejor, como un buen ejemplo, o incluso tu inspiración, pero no es tu Salvador. Estás siendo tu propio salvador.

Continuará…

Fuente: A tiempo y a destiempo