Tu navegador (Internet Explorer 7 o anterior) está obsoleto. Tiene fallas de seguridad y no puede mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprende a actualizar su navegador.

X

Navegar / buscar

Energy Control

Tiempo de lectura: 3 minutos

Recuerdo que hace unos años cuando aún abundábamos en los clubs de techno de la ciudad había algo que me sorprendía al entrar en algunas de las salas. Después de haber sido marcados con un sello que no desaparecería hasta salir el sol y cruzar un par de parientes de King Kong en celo, la luz de la entrada parecía fundirse detrás de nosotros y los zumbidos del sonido mínimal llegaban a borbotones mientras calentábamos motores. Pero cuando me dirigía a obedecer lo que ya era una costumbre en mí, una pequeña luz puesta en una mesita a la entrada de la sala me llamaba la atención, ¡otro stand de Energy Control! Ésta asociación de prevención parecía estar en todas partes con su información sobre drogas de síntesis y sus sintéticos panfletos. Allí te analizaban las drogas que llevabas para mostrarte las sustancias que contenían y los efectos nocivos que podían producir pero lo que jamás hacían era prohibírtelas o impedir que las tomaras. Simplemente obtendrías más información y con ella llenarías tu cupo de responsabilidad antes de consumir. Quizá por esta razón jamás me acerqué a una de esas mesas, porque prefería ponerme con ignorancia y a gusto, que con conocimiento y a disgusto (como si la ignorancia impidiera sufrir las consecuencias de una bajada sin frenos). Lo cierto es que la información jamás previene, los que prevenimos somos nosotros. En realidad el alcohol no pregunta si tienes información sobre él antes de destrozarte el hígado, tampoco las pastillas te consultan si las conoces antes de producirte una úlcera ni la cocaína avisa antes de darte un paro cardíaco. Leer más