Tu navegador (Internet Explorer 7 o anterior) está obsoleto. Tiene fallas de seguridad y no puede mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprende a actualizar su navegador.

X

Navegar / buscar

¿Dios es cruel? (1)

Tiempo de lectura: 5 minutos

Una de las cosas que chocan cuando uno comienza a leer la Biblia es encontrarse con historias impactantes y comprobar que Dios ha actuado con severidad en no pocas ocasiones.

Vivimos inmersos en pleno siglo XXI, la era de la diplomacia y la relatividad. Eso nos lleva a que algunas de las historias que se narran en la Biblia nos dejen una imagen de un dios cruel ¿Por qué el diluvio? ¿Por qué Dios ordena que Abraham sacrifique a su hijo Isaac? (aclaro que finalmente Dios le impidió que lo hiciera) ¿Por qué la destrucción de Sodoma y Gomorra? ¿Por qué Dios libera a un pueblo de la esclavitud para llevarlo a dar vueltas durante cuarenta años por el duro desierto? ¿Qué hay de la matanza entre hermanos (gente del mismo pueblo) que sucede y es ordenada por Dios mismo después del becerro de oro? Estas son algunas preguntas que pueden hacerse aquellos que con interés hacen una lectura los libros del Génesis y el Éxodo.

Puede parecer que no sea la mejor forma de comenzar esta nueva etapa en el blog, que además hacemos con la total intención de que sea leído por aquellos que tienen inquietudes sobre Dios, pero que poco han indagado sobre El, ya sea porque les parece algo pasado de moda o porque lo vean como algo inventado por el ser humano para controlar y atemorizar a las masas. Aunque puede que pienses que realmente el concepto de Dios y la fe cristiana en particular sea un potente somnífero, una especie de píldora mágica que baña de ilusa esperanza la difícil cuestión de la muerte. ¡Cuántas veces he oído aquello de “si a ti te sirve, me parece perfecto”! Sabiendo que detrás de esas palabras viene acompañado el pensamiento de “no me comas la olla con tus tontas ilusiones”. Leer más

Jesús sobre sí mismo (2): Hijo de Dios

Tiempo de lectura: 3 minutos

Pero El les respondió: Hasta ahora mi Padre trabaja, y yo también trabajo. Entonces, por esta causa, los judíos aún más procuraban matarle, porque no sólo violaba el día de reposo, sino que también llamaba a Dios su propio Padre, haciéndose igual a Dios. Juan 5: 17

Seguimos con la serie en la que estamos viendo aquello que Jesús dijo sobre sí mismo, después de nuestro primer post de la serie.

El texto de hoy nos cuenta una discusión que tuvieron los fariseos (una de las clases religiosas de la época dentro del judaísmo) y Jesús. La discusión comenzó cuando Jesús sanó a un paralítico en el Sábado, día que es sagrado para los judíos y en el que no se puede hacer trabajo alguno. Es en historias como esta que vemos el sinsentido religioso de las apariencias.

El paralítico, como relata la historia, no podía acceder al estanque que supuestamente sanaba a la gente, ya que al ser paralítico nunca lograba llegar el primero, ya ni lo intentaba. La leyenda en aquel lugar decía que de tanto en tanto descendía un angel al estanque, que producía una ola… Cuando esto sucedía, era el primero, y solamente el primero a quién el agua sanaba.

Pero aquí tenemos a este hombre que no era capaz nunca de llegar el primero, tanto, que desistió de intentarlo. Pero Jesús comenzó a hablar con él preguntándole si quería ser sano. A lo que él respondió que no podía acceder al estanque el primero, pensando que Jesús se refería a esto.

Pero de pronto Jesús le dice que se levante, que tome su camilla y ande, y comienza a percibir que podía hacerlo y lo hace, libre de su enfermedad.

Cuando los fariseos ven al hombre, le llaman la atención por llevar la camilla, ya que el sábado no se podía hacer trabajos y llevar la camilla era para ellos un trabajo. Cuando los fariseos se dan cuenta de que Jesús al sanarlo le había dicho que cogiera su camilla, se llevan las manos a la cabeza y van en su busca.

Es curioso observar que ante un acontecimiento de tal magnitud, como es que un paralítico de pronto se ponga a andar sin ningún tipo de problema, totalmente sano de su enfermedad, lo que llame la atención del grupo de los fariseos sea el hecho de que estaba cargando con una camilla, y por tanto desobedeciendo la ley. Es increíble lo que puede cegar el odio, la envidia y el absurdo fervor religioso que se caracteriza por la idea del “yo lo hago todo bien y el resto está equivocado”.

Cuando estos encuentran por fin a Jesús comienzan a denunciarle que haya sanado a ese hombre y que le haya ordenado que coja la camilla.
La respuesta de Jesús no puede ser más directa al decir que Dios, su Padre, trabaja continuádamente y que por tanto Él también lo hace. Esto llena de furor a los fariseos ya que en pocas palabras se había declarado Hijo de Dios -“mi Padre”- y en los mismos derechos que El -“El trabaja, por tanto yo trabajo”-.

Dice el texto que deseaban matarle mucho más desde entonces, cosa que acabaron haciendo, si continuamos leyendo el Evangelio lo veremos.

Pero donde me gustaría hacer énfasis es en esta declaración del mismo Jesús en la que se manifiesta como Hijo de Dios y de igual condición a Dios.

He oído muchas veces a gente decir que Jesús era un revolucionario, un gran maestro e incluso a gente que lo considera como un iluminado, pero todos esos conceptos o formas de pensar en quién era Jesús chocan totalmente con sus declaraciones.

O bien Jesús era quien dijo que era, o era un loco o bien un mentiroso, creo que teniendo en cuenta lo que Jesús dijo de sí mismo no quedan más opciones que estas tres.

Puede que estés pensando: ¿Si era Hijo de Dios en las mismas condiciones que Dios mismo como es posible que muriera? ¿Cómo puede ser que además lo hiciera humillado y avergonzado en una cruz?

Por el momento solo diré que es precisamente en la respuesta a estas preguntas que se encuentra la esencia misma del Evangelio.

Deciros también que postearemos lo que la Biblia transmite sobre este asunto en futuras entradas.