Tu navegador (Internet Explorer 7 o anterior) está obsoleto. Tiene fallas de seguridad y no puede mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprende a actualizar su navegador.

X

Navegar / buscar

Vani…qué

Tiempo de lectura: 4 minutos

Te levantas por la mañana, o por la tarde, sea cuando sea que te levantes, y pones la tele. A los cinco minutos te preguntas por qué has tenido que encenderla, si total, ¡pa’ lo que ponen! Pero es igual, no la apagas y sigues escuchando. Haces zaping y te miras un poco los re-sabidillos que aparecen en las tertulias que te ponen la cabeza como un bombo. Los papeles de Bárcenas, el caso Malaya, que si financiación ilegal, que si Ere’s de Andalucía, que si desvío de fondos de los cursos de formación, que si el antiguo despacho de Montoro se ha forrao, que si Espe manda más que Botella, y tropecientas cosas más, que al final te dan ganas de ponerte a ver los dibujos en el Disney Junior y tragarte algún capítulo de la Peppa Pig. Entonces te das cuenta de la tontería y vuelves a poner lo de antes. Desahucios, suicidios, movimientos ciudadanos, víctimas de terrorismo, ataques fundamentalistas, pateras, desabastecimiento en supermercados, te enteras que a una pareja de jubilados, que encima viven cerca de ti, los asesinan en Túnez. Algún amigo tuyo lo despiden del trabajo con mala leche y mintiendo sobre él, encima tiene dos hijos y tiene que pagar el alquiler. Todo esto te pone de muy mala leche y posteas en tu Facebook aquello que decía Groucho Marx, pero que no sé por qué todo el mundo cree que es de Mafalda: “que paren el mundo que yo me bajo”. Y todo esto, que lo único que hace es comerte el coco, tiene un nombre que te lo digo en el párrafo siguiente.

Leer más

Deseos que se escurren

Tiempo de lectura: 4 minutos

Vivimos, deseamos, perseguimos nuestros sueños, nos dejamos llevar, sobrevivimos, superamos, nos dolemos, cicatrizamos, disfrutamos… La vida está llena de etapas muy distintas unas de otras. Si tenemos el privilegio de vivir muchos años, tenemos tiempo para los más variados sentimientos. Hay tiempo para todo a lo largo de la vida. Sin embargo hay algo que siempre está allí y cuando falta enfermamos. Lo que siempre está allí es el deseo. Es deseando que buscamos, tomamos decisiones, priorizamos… La falta de deseo es lo que ocasiona aquello que los psiquiatras llaman depresión. Uno no tiene ganas de nada, está hundido y no es capaz de levantarse. Vive sin ganas de vivir. No desea, está decepcionado con la vida. Quizás también consigo mismo.

Leer más

¿Qué significa la muerte de Jesús?

Tiempo de lectura: 4 minutos

La Biblia es un libro fascinante. No se si os habéis topado alguna vez con algún libro de esos que uno puede leer sin detenerse mucho a pensar, y que tras una segunda lectura más pausada y reflexiva parece que uno esté leyendo un libro completamente nuevo. Así sucede con la Biblia. Podrás leerla y rechazar su mensaje, pero necesitas pararte a reflexionar en lo que dice porque sino se te estará escurriendo lo que realmente dice.

¿Quién piensas que fue Jesús? ¿Qué piensas qué significó su muerte?

Leer más

¿Por qué todo depende de la fe en Jesús?

Tiempo de lectura: 4 minutos

Porque Dios no envió al Hijo al mundo para juzgar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por medio de Él.
Quien cree en Él, no es juzgado; el que no cree, ya ha sido juzgado, porque no ha creído en el nombre del Unigénito Hijo de Dios.
Juan 3:17-18

Una de las objeciones que se suelen presentar al cristianismo es que cómo es posible que todo dependa de si hemos creído en Jesús. Puede parecer que todo se basa en asumir una serie de principios y teorías lo que decanta que tras morir vayamos al cielo o al infierno. Sin duda esa es una idea muy superficial.

A. W. Tozer dijo algo muy interesante sobre esto: “usted puede notar que la Escritura no dice: Creyó Abraham el texto y le fue contado por justicia. Dice: Creyó Abraham a Dios (Romanos 4:3). No fue en qué creyó Abraham sino a quién le creyó lo que contó”.

El cristianismo va mucho más allá de un sistema de creencias. El cristianismo no es creer en Dios. Es creer a Dios, creer a Jesús.

Fijaros lo que dijo Jesús mismo: “Escudriñáis las Escrituras, porque os parece que en ellas tenéis vida eterna, y ellas son las que dan testimonio de mí”. (Juan 5:39).

Recuerdo cuando mis neuronas eran un caldo de cultivo de dudas existenciales, había una canción de rock catalán llamado Lax’n’Busto que ponía las palabras a mi queja de Dios. La canción se titulaba “No vaig triar” (No elegí). En ella se exponía una queja a Dios de que no escogimos como ser y que no entraba en su cabeza como por creer o no creer lo que había escrito en un libro podía definir nuestro destino. Contrariamente a lo que se cree, el cristianismo no elude este tipo de cuestionamientos.

Leer más