Tu navegador (Internet Explorer 7 o anterior) está obsoleto. Tiene fallas de seguridad y no puede mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprende a actualizar su navegador.

X

Navegar / buscar

Sin vivir

Tiempo de lectura: 3 minutos

Acabábamos de conocer la muerte del actor Robin Williams supuestamente por suicidio cuando uno de mis compañeros dijo: “tío yo esto no lo entiendo ¡esta gente lo tiene todo! ese hombre podía conseguir todo lo que quisiera, no entiendo cómo se puede terminar así…!”.

Seguramente es un planteamiento que muchos nos habremos hecho al conocer casos similares. Pero si lo miramos fríamente ¿qué tiene que ver tenerlo todo con la tragedia que supone la muerte? o en el caso de Williams, la tragedia que le suponía vivir.

La conocida actriz y cantante de nacionalidad francesa Dalida se suicidó a los 54 años mientras se encontraba hundida en el pozo de la depresión, también lo tenía todo, pero dejó una nota escrita que decía: “la vida se ha vuelto insoportable. Perdóname”.

Leer más

El show de la vida

Tiempo de lectura: 3 minutos

El domingo por la tarde miraba los titulares del informativo mientras preparaba con mi pareja una de nuestras cenas favoritas: pan con tomate y jamón. La antítesis de lo que contemplaban mis ojos. El noticiero abría con los efectos de los bombardeos en una de las zonas conflictivas de oriente próximo. Las imágenes mostraban unos padres jóvenes que sostenían desesperados a bebés y niños muertos por causa de la artillería. Me impactó mucho. No me tengáis por ingenuo, he visto millones de imágenes similares y tal vez peores (soy ciudadano de este mundo) pero de alguna manera me afectó ver esos cuerpos de niños que parecían de cera. Jamás captaríamos su autenticidad si no fuera por las manchas de sangre en sus ropas y las lágrimas de sus familiares. Me indigné, porque normalmente avisan al espectador de que las imágenes que va a ver pueden herir su sensibilidad, pero parece que según el tipo de información se elude esa advertencia, tal vez en algunos casos haya un interés en que así sea. En cualquier caso, he de reconocer que al paso que vamos nuestra sensibilidad será lo que menos importe ya que estamos más cerca del hormigón que del lirio y seguramente por eso necesitemos encontrar algo o alguien que nos quebrante.

Leer más

Jornada de reflexión

Tiempo de lectura: 3 minutos

Siento decirlo de esta manera pero las campañas electorales se parecen cada vez más a un circo. Los números que se montan en los debates televisados son un auténtico espectáculo y requieren de una advertencia urgente: por favor no lo intentéis hacer en vuestras casas. Hay trapecistas, equilibristas, domadores de lenguas y personas que sin llevar pintada la nariz nos entretienen con sus trucos. Pero ¿cuál es la realidad fuera de esta carpa multicolor? Leer más

Jueces y mentores

Tiempo de lectura: 3 minutos

Con tanto canal de televisión y tan poca variedad de programación no es difícil engancharse a alguna serie o show de moda. Y hay que reconocerlo, en los últimos años la lucha por la cuota de pantalla se lidia entre fogones, entre los títulos más conocidos Masterchef, Topchef, Pesadilla en la cocina, Deja sitio para el postre, Cocineros por el mundo, etc. Un menú completo de posibilidades que ya enlaza las cuatro estaciones del año. Además si consideramos la gama de canales adicionales que nos presenta la oferta de hoy tendremos serias dificultades en cuadrar nuestros horarios para hacer frente a toda la oferta. Leer más

En el mismo bando que los ateos

Tiempo de lectura: 2 minutos

El vídeo que os comparte ocurrió durante una convención atea en Australia. Frente a esta convención un grupo de musulmanes protestó con pancartas con mensajes como:

-El ateísmo es el cáncer, el Islam la solución.
-Gritos de “¡Arde en el infierno!”.
-¿Arrepentirse a quien?. ¡a Alá!.
-El Corán es el Testamento final, la única religión monoteista.

Mientras que los ateos, haciendo gala de un extraordinario sentido del humor respondían cosas como:

-¿Dónde están las mujeres? (ya que no había ninguna entre los manifestantes musulmanes).
-¡ZZ top!.
-Cantando: “Always look on the bright side of life” (de la escena final de “La vida de Brian”).

Más allá de la anécdota y sin ánimo de culpar a todo un colectivo por lo que unos pocos han hecho creo que se está manifestando ya la guerra entre dos cosmovisiones, la musulmana y la de Occidente, plural.

Me preocupa que algunos grupos cristianos opten por la misma actitud que los musulmanes: confrontación, renunciando al diálogo y enterrando la amabilidad y el respeto. Me preocupa que algunos musulmanes, al menos los más visibles, opten por estos métodos, abriendo aun más la brecha entre dos culturas. Me preocupa que el relativismo escéptico meta en el mismo saco a musulmanes y a cristianos.

Y me preocupa que los cristianos no seamos capaces de iniciar un diálogo capaz de compartir temas y puntos de vista clave para que nuestra sociedad no se desmorone, sino que siga adelante:

-libertad religiosa y el derecho inalienable de profesar cualquier fe, filosofía, ideología, o la ausencia de las dos primeras (ya que el relativismo no es la ausencia de ideología, sino una ideología en sí, no existe como tal la ideología neutra).
-que la tolerancia no se basa en dar primacía al credo relativista, derribando todas las demás cosmovisiones, sino aprendiendo a respetar desde la diferencia.
-que podamos ver a la persona, más allá de su credo.
-que cada cosmovisión, por opuesta que sea, pueda darse a conocer y así ser respetada, aunque no sea compartida.

Creo sinceramente, que o bien abrimos este diálogo y aprendemos los principios de respecto y tolerancia desde el reconocimiento de las diferencia, o estamos condenados a una guerra en todos los frentes.