Tu navegador (Internet Explorer 7 o anterior) está obsoleto. Tiene fallas de seguridad y no puede mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprende a actualizar su navegador.

X

Navegar / buscar

El fin del mal por la educación

Tiempo de lectura: 3 minutos

Hoy se celebran 195 años del nacimiento de Concepción Arenal, y Google ha tenido el detalle de dedicarle un Doogle. Cosa interesante es que haya resaltado su cita: “Abrid escuelas y se cerrarán cárceles”.

Google quiere reabrir tan interesante debate, que a mitades de siglo XIX la escritora difundió. Lo cierto es que desde entonces el debate ha seguido vivo, ya que con la explosión del conocimiento científico del siglo XX, la ecuación era lógica: Si el conocimiento crecía y se expandía entre la población, la delincuencia descendería. El nuevo saber, difundido entre la población, prometía ser un buen antídoto para la maldad humana.

Leer más

Gattaca

Tiempo de lectura: 3 minutos

Gattaca es una de las mejores películas de CF de todos los tiempos. El mundo que nos presenta Gattaca ha cambiado gracias a la modificación genética. Los padres pueden seleccionar qué características desean en su nuevo hijo, y cuales quieren eliminar. Estos hijos mejorados, o “APTOS” son la nueva clase social, la nueva élite, los mejores, los más sanos, los más aptos, ellos ocuparán los mejores puestos de trabajo, el liderazgo de un mundo rendido ante al pedigrí genético. Vincent es lo que llaman un “hijo de Dios” es decir, un hijo concebido por los métodos tradicionales, fruto del amor de sus padres. Pero él tiene un sueño, ser astronauta, viajar al espacio. Su genética le impide ser otra cosa que limpiador, pero hace lo imposible para alcanzar su sueño.

Leer más

Sucedáneos

Tiempo de lectura: 2 minutos

Tengo un cuñado, bueno, en realidad tengo dos, pero tenía la intención de referirme sólo a uno. A este cuñado no le gustan los sucedáneos. Le gusta lo original, lo auténtico. No lo verás comiendo comida rápida, sólo come alimentos que no tengan colorantes, conservantes, azúcares añadidos, sales añadidas, que haya sido manipulado lo menos posible, y un largo etcétera. Le encanta comer alimentos recién cogidos del huerto, cuando vamos al pueblo lo veo disfrutar. Obviamente a mí también me gustan esas cosas y tengo la suerte de poder gustarlas con bastante asiduidad. Pero mi cuñado, que es supermegaextrachachi inteligente, le oí decir una vez: “¿Por qué me voy a conformar con un sucedáneo, si puedo tener el original?”

Leer más

Trascendencia

Tiempo de lectura: 2 minutos

Uno de mis géneros cinematográficos preferidos es la ciencia ficción. Supongo que la imaginación de un futuro mundo me causa mucho interés.

Hace cosa de 25 años comenzaban a entrar en nuestros hogares ordenadores que hacían alarde de un nuevo mundo por descubrir. Poco importaba que el arranque tardara lo suyo, o las iniciales peleas para familiarizarse con los comandos para manejar el ordenador por ms-dos.

Pensar que hoy, 25 años después estoy escribiendo en un banco de la calle este post con un móvil, con el que voy a poder publicarlo gracias a su conexión permanente, me hace pensar que es inimaginable lo que puede haber avanzado la tecnología en otros 25 años. Si este ha sido el avance en este lapso de tiempo, ¿Cómo será en el futuro?

Supongo que esa es la pregunta que mueve a escritores y cineastas a crear algunas obras de ciencia ficción. Y yo al menos las disfruto de lo lindo.

Una de esas películas es Trascendence. Un film en el que la inteligencia artificial avanza hasta convertirse en un supuesto peligro para la humanidad. ¿Será así con la tecnología? ¿Se verá limitada nuestra libertad por un avance de nuestras capacidades humanas con la aportación de tecnologías futuras y todavía inexistentes? ¿O será la tecnología lo que aportará trascendencia a la vida humana en el futuro?

No encuentro otra forma de finalizar este post que añadiendo una nota. Una nota como a pie de página. ¿Y si os dijera que la auténtica trascendencia no tiene tanto que ver con un incremento de nuestras capacidades humanas sino en “aprender” a amar y a ser justos? ¿Y si la trancendencia no está en crear algo que nos haga más capaces sino en saber que hemos sido creados y conocer a nuestro Creador? ¿Y si la trascendencia no estuviera reservada para el futuro sino que hubiese llegado de manos de un carpintero nacido en un barrio marginal hace ya más de 2000 años?

Por Cafetero