Tu navegador (Internet Explorer 7 o anterior) está obsoleto. Tiene fallas de seguridad y no puede mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprende a actualizar su navegador.

X

Navegar / buscar

¿En verdad hay tanta similitud entre Jesús y Mitra?

Tiempo de lectura: 4 minutos

El mitraísmo fue una religión de misterio, de origen iraní, que llegó a ser muy popular en Roma, sobre todo entre soldados y mercaderes. Sus adeptos se organizaban en sociedades secretas, compuestas exclusivamente por hombres, que rendían culto al dios Mitra.

Uno de los problemas que confrontamos al tratar de comparar esta religión con cualquier otra es la poca información, relativamente hablando, que tenemos proveniente de ellos mismos. Aparte de unos pocos textos y unos cuantos grafitis, lo que sabemos del mitraísmo proviene de sus oponentes, incluyendo los neo platónicos y los cristianos.

La idea de que existen muchas similitudes entre el cristianismo y el mitraísmo se debe mayormente a las teorías de un erudito Belga Franz Cumont, que publicó en 1903 una obra muy famosa titulada Los Misterios de Mitra. En esa obra Cumont especula que el mitraísmo tuvo una gran influencia sobre el cristianismo en sus primeros años; sin embargo, sus conclusiones han sido ampliamente rebatidas y rechazadas por la erudición casi en su totalidad.

Uno de los eruditos más reconocidos en el campo es Edwin Yamauchi, doctor en estudios Mediterráneos, reconocido por su meticulosidad al examinar las evidencias históricas. Yamauchi ha estudiado 22 lenguas, incluyendo Acadio, Arameo, Griego, Hebreo, Chino, Copto, Egipcio y Ugarítico. Entre sus 17 libros publicados está su extensa obra titulada “Persia y la Biblia”, en el que incluye sus descubrimientos sobre el mitraísmo. Yamauchi es sumamente respetado en la comunidad académica.

El galardonado historiador Paul Maier dijo de él: “Ningún académico mundial hoy día posee un mejor olfato para distinguir el sensacionalismo de la sensatez, los excesos más allá de la evidencia, y la especulación en lugar de la erudición”.

Al ser entrevistado por Lee Strobel en el libro “The Case for the Real Jesus” acerca de las similitudes entre Jesús y Mitra, estas fueron sus respuestas (voy a parafrasear las preguntas de Strobel para contextualizar las respuestas de Yamauchi):

¿Es verdad que el mitraísmo enseña que Mitra nació de una virgen?

Yamauchi: “No, eso definitivamente no es verdad. Mitra nació de una roca”.

¿Y qué de la aseveración de que Mitra nació un 25 de Diciembre?

Yamauchi: “Otra vez, eso no es un paralelo [con el cristianismo]”.

¿Por qué no?

“Porque nosotros no sabemos la fecha en que Jesús nació. Las fechas más tempranas celebrada por los cristianos era Enero 6 – de hecho, esa es la fecha en que todavía se celebra [el nacimiento de Cristo] en muchas iglesias en Oriente”.

Yamauchi pasa entonces a explicar cómo fue que la fiesta de Mitra llegó a asociarse con la del Sol Invictus y, consecuentemente, con el 25 de Diciembre. Pero no fue, sino hasta el 336, un año antes de la muerte de Constantino, que esa fecha fue oficialmente asignada al nacimiento de Jesús.

¿Es cierto que Mitra fue un maestro itinerante que se rodeó de 12 discípulos?

Yamauchi: “No; Mitra fue un dios, no un maestro”

¿Y qué de aquellos que dicen que Mitra ofreció inmortalidad a sus seguidores?

Yamauchi: “Bueno, eso puede ser inferido, pero ciertamente esa era la esperanza de muchos seguidores de cualquier religión. Así que eso no es sorprendente”.

¿Y acaso no es cierto que Mitra se sacrificó a sí mismo por la paz del mundo?

Yamauchi: “Eso es leer teología cristiana donde no está. Él no se sacrificó a sí mismo, sino que mató a un toro”. Más adelante, Yamauchi hace la observación de que las primeras prácticas que reportan la existencia del rito conocido como “taurobolium” o bautismo de los fieles con la sangre de toro, son del siglo II después de Cristo. El erudito Suizo Gunter Wagner está de acuerdo en que este tipo de ritual aparece por primera vez durante el reinado de Antonino Pío, en el 160 d.C.

Pero todavía hay algunos que alegan que Mitra fue enterrado en una tumba y que resucitó al tercer día. ¿Hay algo de cierto en eso?

Yamauchi: “Nosotros no sabemos nada acerca de la muerte de Mitra. Tenemos muchos monumentos, pero casi no tenemos evidencia textual, porque era una religión secreta. Pero yo no conozco ninguna referencia a su supuesta muerte y resurrección”.

¿Y qué del hecho de que Mitra era considerado el Buen Pastor, el camino, la verdad y la vida, el Logos, el Redentor, el Salvador?

Yamauchi: “No, otra vez eso es introducir teología cristiana dentro del [mitraísmo]”.

¿Pero acaso no es cierto que en el Mitraísmo se celebra una cena sacramental similar a la Santa Cena celebrada en el cristianismo?

Yamauchi: “Las comidas comunes se encuentran en casi todas las demás comunidades religiosas… En el caso del cristianismo, su comida se basa claramente en la Pascua, no en ninguna religión de misterio”.

En fin, que muchas de las supuestas similitudes entre el cristianismo y el mitraísmo, o entre Jesús y Mitra, se basa en leyendas urbanas que no descansan en argumentos sustentados con evidencias. Como dice el renombrado historiador de religión de la Universidad de Chicago, Mircea Eliade: “No existe ninguna razón para suponer que el Cristianismo primitivo haya sido influenciado por los misterios helenísticos”.

© Por Sugel Michelén. Todo Pensamiento Cautivo. Usted puede reproducir y distribuir este material, siempre que sea sin fines de lucro, sin alterar su contenido y reconociendo su autor y procedencia.

No fue una manzana

Tiempo de lectura: 4 minutos

Hay muchos tópicos sociales sobre las historias bíblicas, y hoy quería hablaros de uno que creo importante.

Es muy común que cuando le preguntas a alguien que no ha leído la historia biblica sobre Adán y Eva, y sobre el cómo ocurrió el divorcio con Dios se diga que fue por coger una manzana de un árbol. Tengo que decir que no tengo nada en contra de que fuese una manzana, un higo o aguacate… creo que eso no importa, no voy a pelearme diciendo que fue una pera y no una manzana.

Pero creo que el tema merece nuestra reflexión, y para ello no hay nada mejor que primero veamos lo que realmente dice la Biblia sobre este suceso histórico.

En primer lugar la Biblia explica cómo Dios creó todo el mundo que conocemos y pasa a decir que hizo un huerto con muchos árboles frutales, entre todos ellos había uno en el centro llamado “el árbol del conocimiento del bien y del mal”, del cuál les ordenó que no comieran o de lo contrario morirían. Puedes leer si te interesa el relato completo en Genesis 1 y 2, pero cito las mismas palabras que salen escritas en Genesis 2: 16-17:

“Y ordenó el SEÑOR Dios al hombre, diciendo: De todo árbol del huerto podrás comer, pero del árbol del conocimiento del bien y del mal no comerás, porque el día que de él comas, ciertamente morirás.”

Quizás os parezca sin importancia este cambio, pero creo que la historia de la manzanita mordida nos hace ver un Dios intransigente, un Dios que hace las cosas para mofarse de privarnos de ellas, un Dios que goza con ser un dictador. Por lo menos es lo que me hace pensar a mi la historia de un Dios que castiga y hace sufrir las consecuencias tan grandes por un inocente mordisco a una manzana, pero el hecho real no fue así.

El hecho real fue que Dios nos hizo libres, no nos hizo máquinas programadas, y puso la oportunidad de continuar confiando en Él la justicia y el juicio de lo bueno y de lo malo, o tomar nosotros ese lugar que le corresponde a Él como Dios y decidir nosotros que era lo bueno y lo malo en base a nuestro conocimiento. Allí está, creo yo, el meollo de la cuestión que expone el relato biblico. Es entendible que entonces esto tenga la consecuencia de un gran divorcio entre nosotros los humanos y Dios mismo.

Es interesante seguir leyendo el relato, sobretodo en la forma en que la serpiente seduce al ser humano para que tome de ese fruto, Genesis 3: 1-7:

Y la serpiente era más astuta que cualquiera de los animales del campo que el SEÑOR Dios había hecho. Y dijo a la mujer: ¿Conque Dios os ha dicho: “No comeréis de ningún árbol del huerto”?

Y la mujer respondió a la serpiente: Del fruto de los árboles del huerto podemos comer; pero del fruto del árbol que está en medio del huerto, ha dicho Dios: “No comeréis de él, ni lo tocaréis, para que no muráis.” Y la serpiente dijo a la mujer: Ciertamente no moriréis. Pues Dios sabe que el día que de él comáis, serán abiertos vuestros ojos y seréis como Dios, conociendo el bien y el mal. Cuando la mujer vio que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y que el árbol era deseable para alcanzar sabiduría, tomó de su fruto y comió; y dio también a su marido que estaba con ella, y él comió. Entonces fueron abiertos los ojos de ambos, y conocieron que estaban desnudos; y cosieron hojas de higuera y se hicieron delantales.

En primer lugar es impresionante la sugerencia: “¿Conque Dios os ha dicho: “No comeréis de ningún árbol del huerto”? La mujer responde con claridad: “no, no, no exageres, no podemos comer solamente de un árbol” Esa era la realidad de la prohibición, pero la Serpiente, así llamada en muchos lugares de la Biblia, muestra la idea de un Dios exageradamente prohibitivo. ¿No seguimos teniendo esa idea de Dios en la actualidad? Dios prohibe, es cierto, porque es Justo, pero no lo prohibe todo.

Segundo: “no moriréis”. Sugiere claramente de que Dios es mentiroso. La Serpiente les sugiere que realmente van a tener mucho más conocimiento, que en realidad eso es lo que Dios no quiere, pues los quiere tener sometidos a su dictadura… ¿No os suena este pensamiento en vuestras mentes? Somos humanos y debido a las consecuencias de ese divorcio que tuvo lugar con nuestro Creador llevamos esas ideas impresas en nuestras mentes.

Lo que me gustaría decirte es que leas la Biblia, y entonces digas si crees o no crees, pero no te conformes con las historietas infantiles que corren por allí, ya que son historias distorsionadas que tratan de hacer a Dios como un neurótico empedernido, y los que escribimos en este sitio podemos decirte que ese no es el Dios que conocemos.

También que es grande el contraste entre Dios y el humano. Vivimos en un momento bastante determinante en cuanto a la libertad de Internet se refiere, un momento en el que se están tomando medidas de censura y control de la Red. Lo que el ser humano ha creado lo quiere tener bien atado y no quiere que nada se escape de sus manos. Dios contrasta con esto, Él te ha creado, pero no te censura, no te priva, no te impide, te ha hecho libre. Eso si, ha determinado un día para Juzgar todas las cosas, ya que se responsabiliza de lo que ha creado, y Él Es el Juez de todo lo que ha hecho. Puede que esto te parezca mal, pero al fin y al cabo el no va a juzgar con injusticia, sino con una balanza perfectamente justa, mientras te está dando libertad para actuar, pensar, sentir y hacer. Los humanos sin embargo a veces censuramos aunque sea injustamente, privamos del acto, pensamiento y del sentimiento, cosas muy patentes hoy con las medidas internacionales del control en Internet.

El cielo puede esperar…

Tiempo de lectura: 1 minutos

Acabo de ver el nuevo anuncio de Nespresso, y no he querido desprovechar la ocasión para ponerme a escribir… El anuncio es este:

Quería compartiros algo que he pensado al ver el anuncio, pues creo que expresa a la perfección algo que las personas enfrentamos en este tiempo.

Tenemos en este anuncio a Cloney tomando una elección, una elección de voluntad, entre lo Eterno y “sus cápsulas”. Para dar más redundancia a lo que se puede leer entre líneas en este anuncio podríamos llamarlas “píldoras”.

El anuncio es perfecto para mostrarnos que en este tiempo hay cosas que producen cierto placer momentáneo, como una buena taza de café para los amantes del café, como yo… pero es solo un ejemplo tonto de muchas otras cosas, como un plato precocinado que se calienta al microhondas durante dos minutos y sale listo para ser comido, que nos hace convivir con la satisfacción pasajera de algo sin esfuerzos e instantáneo. Eso es lo que nos ofrece la vida sin Dios en nuestro tiempo, todo fácil, sin trabajo, sin pensar demasiado y que produce un grado de satisfacción que termina pronto… aunque el microhondas sigue en nuestra cocina para completar la espiral de huida del vacío.

Un café cremoso, delicioso e instantáneo… No te quedes dormido para tomártelo porque pronto se habrá enfriado. Un café que ha alejado de nuestros hogares el calido aroma que dejaba la cafetera…

¿Puede esperar el cielo? Tus cápsulas reclaman su espacio…

Acerca de la concepción virginal de María

Tiempo de lectura: 1 minutos

La concepción virginal de María ha sido motivo de mucha mofa por parte de muchos. En la actualidad es posible la fecundación de una mujer sin unión sexual con el varón mediante las técnicas de concepción in vitro. Lo vemos como algo natural. No nos extraña. De hecho, que el hombre logre proezas como esta, sorprende al principio, pero luego nos habituamos y lo aceptamos como lo más normal. Aun contamos con ello y lo exigimos si lo consideramos conveniente para nosotros.

Esto es el resultado del estudio e intervención sobre un cuerpo que el hombre no ha diseñado. Concluimos que el hombre, alumno aventajado e inteligente, ¡puede hacerlo!, pero Dios que sí lo diseñó (de lo cual aún nos queda muchísimo por investigar), resulta que ¿no puede? El Creador, ¿no sabría cómo lograr fecundar a una mujer sin intervención humana? Que lo hiciera fue excepcional, un milagro. No se trata de ser crédulos y de tragarnos todo lo que se nos cuente, pero tampoco de despreciar aquello que es extraordinario y que tiene que ver con la intervención de Dios en nuestro marco.

Tomado del libro “Jesús hombre”, cuyo autor es Carlos Pujol.