Tu navegador (Internet Explorer 7 o anterior) está obsoleto. Tiene fallas de seguridad y no puede mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprende a actualizar su navegador.

X

Navegar / buscar

¿Qué significa la muerte de Jesús?

Tiempo de lectura: 4 minutos

La Biblia es un libro fascinante. No se si os habéis topado alguna vez con algún libro de esos que uno puede leer sin detenerse mucho a pensar, y que tras una segunda lectura más pausada y reflexiva parece que uno esté leyendo un libro completamente nuevo. Así sucede con la Biblia. Podrás leerla y rechazar su mensaje, pero necesitas pararte a reflexionar en lo que dice porque sino se te estará escurriendo lo que realmente dice.

¿Quién piensas que fue Jesús? ¿Qué piensas qué significó su muerte?

Sin duda es un tema dado a muchas opiniones. Quizás la más corriente es que Jesús aplacó el enfado de un Dios enfurecido con la humanidad, y que a raíz de lo que hizo Jesús pasó a ser un Dios amoroso. Si esta es tu visión del tema te quiero pedir algo. Detén el ritmo vertiginoso con el que vivimos y párate a leer la Biblia preguntándote, preguntándote y preguntándote. Busca respuestas. Piensa. ¿Qué es realmente lo que dice el texto?

No es de extrañar que ante esta idea de un dios cambiante por la sangre de su hijo surja la lógica respuesta: ¿Qué clase de dios sacrifica a su hijo y hace que muera torturado para satisfacer su enfado?

Miramos las cosas según el prisma de nuestra experiencia humana. Estoy convencido de que la afirmación que provoca esa respuesta es el problema. El error no es la respuesta, ya que en mi opinión surge como un cuestionamiento lógico a una visión humanizada de Dios y que no encontramos en las páginas de la Biblia. Pensamos en Dios con el filtro de lo que somos y experimentamos, pero Dios nos reta a reconocer que el Dios creador de todo lo existente es infinitamente mayor que lo que nuestra experiencia humana nos puede permitir conocer.

Vamos pues al texto bíblico para ver algunas cosas que nos pueden arrojar algo de luz entre tanta confusión. ¿Quién era realmente Jesús? Bajo mi punto de vista hay algo que Jesús dijo y cumplió que es tremendamente revelador sobre el tema.

Respondió Jesús, y les dijo: Destruid este Templo, y en tres días lo levantaré.
Juan 2:19

Si leéis el Evangelio de Juan, podréis comprobar que justo después Juan explica que Jesús se refería a su cuerpo. La simbología que tenía el templo judío respecto a Jesús es muy interesante, pero supondría excederme demasiado en este post. Si te interesa el tema puedes buscar por internet sobre el asunto. Lo principal es que el templo representaba la presencia de Dios con Israel, Jesús mismo fue llamado Emmanuel (que significa Dios con nosotros). Jesús estaba hablando de que cuando lo matasen, en tres días resucitaría. Pero fijaros en un detalle interesante. Él no dice “en tres dias será levantado”, sino “en tres días lo levantaré”. ¿Quién era realmente Jesús que podía decir que se levantaría por sí mismo de la muerte?

Hay otro texto que nos permite profundizar en esta cuestión.

Por esto el Padre me ama, por cuanto Yo pongo mi vida para volverla a tomar.
Nadie me la quita, sino que Yo la pongo de mí mismo. Tengo autoridad para ponerla y tengo autoridad para volverla a tomar. Este mandamiento recibí de mi Padre.
Juan 10:17-18

Nuevamente Jesús dice que es él “el que la vuelve a tomar” (refiriéndose a su vida). Pero también dice que él es quien pone su vida. Jesús no fue atrapado accidentalmente, no murió sin poderlo evitar. Él vino para morir. Dios se hizo hombre para morir.

El mensaje de la Biblia es que Jesús era Dios hecho hombre. Tres personas subsisten en un solo Dios. Quizás pienses que esto suena a historia de fantasía. ¿Pero crees realmente que si Dios es real y ha sido el creador de todas las galaxias existentes y de nuestra vida no puede ser alguien que trascienda lo que entra en nuestra cabeza y razonamiento?

Fijaros lo que dice Jesús en el texto que he puesto anteriormente (Juan 10:17-18). Jesús entrega su vida voluntariamente. Jesús tiene autoridad para volverla a tomar, es decir, resucitar. Pero al mismo tiempo dice que este mandamiento recibió de su Padre. Dios quiso activamente perdonarnos. Pero Dios es justo y no podía negarse a si mismo siendo injusto perdonando injustamente. Esa es la razón de la humanidad de Jesús y de su muerte. No es Dios haciéndoselas pasar canutas a su pobre hijo. Es Dios tomando nuestro lugar, pagando el precio del perdón al ser humano. Para mantener su justicia al perdonar.

Este es el mensaje de la Biblia. Si no crees que sea así, lee una Biblia detenidamente, con mente abierta y reflexionando. Quizás entonces decidas rechazar el mensaje que transmite, pero al menos estarás rechazando aquello que en realidad transmiten las páginas de la Biblia.

Hay cosas en la vida que uno no las debe dejar pasar ligeramente. Cosas trascendentales. Cuando nace un hijo, cuando nos enamoramos, cuando hacemos algo que nos apasiona… En la vida hay muchas cosas con las que vale la pena detenerse, darles la importancia que merecen y saborear su trascendencia. ¿No crees que esto que se ha tratado en este post es algo que merezca pararse a pensar si es verdad o no? ¿No crees que merezca la pena cuestionar tus ideas preconcebidas por un momento y buscar respuestas?

Siento haberme alargado tanto. Soy consciente que vivimos en una época en la que un post con tal cantidad de palabras tiene pocas posibilidades de ser leído. Pero hay cosas que es mejor no resumirlas. Hay cosas para las que se necesita tensar la cuerda un poco más de lo que se suponía que podía dar de sí.

El hecho de que Dios haya llegado tan lejos para perdonarte, hace que el tema sea lo suficientemente importante como para prestarle atención. ¿No crees?

Fotografía de José Manuel Ríos Valiente bajo licencia Creative Commons

Dejar un comentario

nombre

correo electrónico (no publicado)

sitio web

cuatro − uno =