Tu navegador (Internet Explorer 7 o anterior) está obsoleto. Tiene fallas de seguridad y no puede mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprende a actualizar su navegador.

X

Navegar / buscar

¿Por qué todo depende de la fe en Jesús?

Tiempo de lectura: 4 minutos

Porque Dios no envió al Hijo al mundo para juzgar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por medio de Él.
Quien cree en Él, no es juzgado; el que no cree, ya ha sido juzgado, porque no ha creído en el nombre del Unigénito Hijo de Dios.
Juan 3:17-18

Una de las objeciones que se suelen presentar al cristianismo es que cómo es posible que todo dependa de si hemos creído en Jesús. Puede parecer que todo se basa en asumir una serie de principios y teorías lo que decanta que tras morir vayamos al cielo o al infierno. Sin duda esa es una idea muy superficial.

A. W. Tozer dijo algo muy interesante sobre esto: “usted puede notar que la Escritura no dice: Creyó Abraham el texto y le fue contado por justicia. Dice: Creyó Abraham a Dios (Romanos 4:3). No fue en qué creyó Abraham sino a quién le creyó lo que contó”.

El cristianismo va mucho más allá de un sistema de creencias. El cristianismo no es creer en Dios. Es creer a Dios, creer a Jesús.

Fijaros lo que dijo Jesús mismo: “Escudriñáis las Escrituras, porque os parece que en ellas tenéis vida eterna, y ellas son las que dan testimonio de mí”. (Juan 5:39).

Recuerdo cuando mis neuronas eran un caldo de cultivo de dudas existenciales, había una canción de rock catalán llamado Lax’n’Busto que ponía las palabras a mi queja de Dios. La canción se titulaba “No vaig triar” (No elegí). En ella se exponía una queja a Dios de que no escogimos como ser y que no entraba en su cabeza como por creer o no creer lo que había escrito en un libro podía definir nuestro destino. Contrariamente a lo que se cree, el cristianismo no elude este tipo de cuestionamientos.

¿Se define nuestro destino por creer o no creer?

A priori puede parecer algo trivial que lo que defina nuestro destino tras la muerte sea haber creído o no en Dios. Y realmente si miramos el tema desde esa perspectiva quizás lo sea, lo que ocurre es que esa no es la perspectiva que nos transmite la Biblia.

¿Cuál es entonces la perspectiva que nos transmite la Biblia? Lo que nos expone el mensaje unánime de todo el conjunto de libros que conocemos como la Biblia es que nos hemos divorciado del Creador. Es más, allí no queda la cosa, ya que no solo nos hemos divorciado sino que nos hemos rebelado contra Él.

Puede que pienses que eso entra en el campo de la libertad humana, pero hemos de entender que el Creador sostiene la vida que tenemos, mantiene el orden del universo y de nuestro mundo. Si por un momento El desapareciese de nuestro mundo, todo dejaría de existir. El mantiene la vida, nuestra vida y aliento en cada momento.

Nuestro destino no es que dependa del creer o no creer, sino que nuestro destino ya estaba escrito. Lo que pasa es que Dios ha reescrito un nuevo destino para la humanidad. No tenía por qué hacerlo, El en perfecta justicia podría habernos dejado ir tras el rumbo que habíamos elegido y que elegimos cada día que vivimos. Queríamos vivir sin Dios, y temporalmente disfrutamos de una vida en la que Él está muy presente, sosteniéndola en cada momento. Pero llegará el día en que Él definitivamente nos entregará a esa ausencia de Sí mismo que hemos querido. Ese era el único destino posible, pero Dios no quiso dejarlo así.

Jesús nos trae la reconciliación con Dios. No porque fuera el hombre apto para esa misión, sino porque era Dios mismo hecho hombre para por medio de tan inexplicable humillación traer el perdón a personas y un nacimiento espiritual.

Los humanos hemos teorizado mucho sobre Dios. Pero Dios es el que es. Solamente es necesario ver un documental sobre el espacio exterior a nuestro mundo para comprender que el Creador de todo aquello tiene que ser inexplicablemente infinito. Hay más sistemas solares y galaxias de las que la ciencia puede llegar a comprender. Todo tiene un orden, un funcionamiento. Y si miramos en descenso, nuestro cuerpo está lleno de millones de diminutas partículas, todas ellas necesarias para que todo funcione como funciona. El Dios que todo lo sostiene es Alguien que nuestra mente no puede entender y nuestros labios no pueden llegar a expresar.

Imaginaros lo que significa que ese Dios se haga hombre, lo haga para vivir una vida humilde y morir de tal manera que para cualquier ser humano suponga una tremenda humillación. Eso no fue un accidente, era el plan de Dios desde el inicio (basta leer Isaías 53 o las constantes referencias de Mateo en su evangelio de las cosas predichas que se estaban cumpliendo en Jesús).

Mi conclusión

No se trata entonces que nuestro destino se escriba dependiendo de que asumamos un conjunto de creencias, sino de que nuestro destino era ya una garantía cuando Dios hizo algo espectacular para evitarlo.

El libro de Hebreos comienza a hablar de Jesús de esta forma:

quien siendo el resplandor de su gloria y la imagen misma de su Ser, y quien sustenta todas las cosas con la palabra de su poder
Hebreos 1:3

Por lo que siendo Dios quién es, y habiendo hecho lo que ha hecho. ¿No os parece normal que la fe en Jesús sea lo único que puede rescatarnos?

Imagen de SantiMB.Photos bajo licencia Creative Commons

Comentarios

Author Image
Jose
Respuesta

Como es posible que Jesus sea Dios si dice La Biblia que a Dios nadie lo ha visto jamas ?Juan 1:18,1 Juan 4:12,Éxodo 33:20,y a Jesus todo el mundo lo vio,,,

Dejar un comentario

nombre

correo electrónico (no publicado)

sitio web

tres × uno =