Tu navegador (Internet Explorer 7 o anterior) está obsoleto. Tiene fallas de seguridad y no puede mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprende a actualizar su navegador.

X

Navegar / buscar

El Rey verdadero

Tiempo de lectura: 3 minutos

Cuando hay tanta mentira, nos terminamos volviendo cínicos.  Desconfiamos de todo. También nos llena la desesperanza, no podemos confiar en nadie ni nada.

Abunda la FALSEDAD hay en el mundo, y esta está mezclada con la verdad. Alguien afirma que es el Rey, ¿será verdad lo que dice?. Es una afirmación cuanto menos, atrevida.

Estamos cansados de falsedad y estamos cansados de personas que nos engañan. Pensad en cada gobernante que llega al poder, la cantidad de promesas que hace, y algunos, los que le votan desean que se haga realidad. Pero no, no hemos venido a hablar de política.

¿Pero sabéis qué?, en tu corazón ANHELAS, deseas que llegue Alguien capaz, capaz de hacer justicia, defender a los más débiles, y gobernar de manera eficaz.

Y aquí tenemos a un hombre que afirma ser el Rey, ser Dios mismo. ¿De verdad es el Rey que todos esperamos?.

Antes incluso de que Jesús naciera ocurrieron cosas extraordinarias. Leed acerca de su nacimiento. Para su madre era todo muy misterioso, unos pastores dijeron que habían visto cosas extrañas, una especie de visión de un coro de música invitándoles a ir a Belén y conocer a su bebé.

Siendo niño Jesús demostró un conocimiento extraordinario en las Escrituras Sagradas, visitando el Templo estuvo hablando con los profesores universitarios de la época que se quedaron maravillados de las preguntas y respuestas que daba.

Años más tarde la gente se asombraba de su manera de enseñar, entendían las cosas de Dios.

/PODER SOBRE LA MUERTE/

Pero allí había más que un profesor de religión.

El Reino de Dios no consiste sólo en palabras, sino en PODER.

Unos padres acudieron a él porque su hija única acababa de morir. Cuando Jesús entró en la casa de esa familia echó a todo el mundo y le quitó importancia, “no está muerta, está dormida”. La tomó de la mano, y se se la dio a sus padres, viva. ¿Conocéis a algún profesor de religión que tenga poder sobre la muerte?. No fue el único caso en el que Jesús resucitó.

Uno de los mejores amigos de Jesús murió. Jesús hizo algo raro, dejó pasar 4 días. Al 4º día comienza la descomposición. Los amigos de Jesús decían, Él puede resucitar a los recién muertos, pero cuando llevan tanto tiempo muertos… no sé yo. Jesús les dijo “voy a despertar a Lázaro”. ¡Otra vez!. Lo decía como si resucitar a un muerto fuera tan fácil como despertar a alguien de la siesta.

Antes de resucitar a su amigo, Jesús dijo: “Yo soy la resurrección y la vida, el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá” (Jn 11.25). Llamó a gritos a su difunto amigo, y este salió. Vivo.

Un Rey que tiene poder sobre la muerte. Pero ahora surge otra pregunta, ¿tenía Jesús poder sobre SU muerte?.

Les dijo a sus amigos que tenía que ir a Jerusalén, donde estaban sus enemigos y querían matarle. “Pero Señor, te van a matar”, Él respondía que sí, pero que al tercer día volvería a la vida, porque Él tiene poder sobre la muerte. También decía que iba a ofrecer su vida en rescate, para darnos vida. Y que esto era necesario.

Y así sucedió. Entregó su vida, y murió, muerte real, a la vista de todos, en la cruz.

Así que aquí tenemos a un Rey, que nació en este mundo, como uno de nosotros, y que tiene poder sobre la muerte.

¿Cómo será el reino de un rey así?, ¿habrá muerte en su reino?.

La muerte física es consecuencia de nuestra desconexión de Dios. Cuando ignoramos a Dios, cuando decidimos vivir la vida a nuestra manera morimos, morimos espiritualmente y morimos físicamente.

Este Rey tiene poder sobre la vida, porque vino a conectarnos con Dios. Así que Él mismo recibió el castigo por los pecados, para que podamos tener vida, tener el perdón, tener la reconciliación.

“Yo soy la resurrección y la vida, el que cree en mí….” ¡Este Rey vino a darnos vida! por eso es tan importante lo que celebramos. Vida por medio de la reconciliación con Dios, vida por medio de la fe en Él. Su muerte nos trajo esa vida, porque Él murió cargando los pecados y las consecuencias de nuestra maldad y desobediencia.

¿Deseas la paz con Dios?

Este Rey viene con una OFERTA DE PAZ, una INVITACIÓN a reconciliarte con Dios en base a su sacrificio en SUSTITUCIÓN.

Puede aceptar esa oferta, puedes rechazarla. Sería una locura cerrar la puerta a un Rey ofendido por tu rebelión, lo mejor es DOBLAR LAS RODILLAS y aceptar sus benditas condiciones: volvernos a Él de todo corazón.

Por Converso

Fotografía de  Fernando García   bajo licencia Creative Commons.

Comentarios

Author Image
Jose
Respuesta

Me gustaria añadir otros muchisimos detalles

Dejar un comentario

nombre

correo electrónico (no publicado)

sitio web

1 + diecisiete =