Tu navegador (Internet Explorer 7 o anterior) está obsoleto. Tiene fallas de seguridad y no puede mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprende a actualizar su navegador.

X

Navegar / buscar

Aferrados al control

Tiempo de lectura: 4 minutos

Hoy os quiero compartir algo que en los últimos días estoy reflexionando, y es como la necesidad de controlar ha provocado en muchas ocasiones que el mensaje que Dios ha transmitido en la Biblia, y que entre sus mismas páginas es llamado Evangelio, ha sido distorsionado, manipulado y ensombrencido para terminar siendo lo que popularmente conocemos como Religión.

Religión es una palabra que causa sarpullidos (aún entre muchos cristianos), y sería estúpido no reconocer que ha habido suficientes razones a lo largo de la historia para que esto sea así. Hablar de religión es sacar un gran saco lleno de diversidad, y es inevitable que los hechos más negativos en la historia se lleven el protagonismo. Pero ha habido momentos en la historia en los que la palabra “religión” se tenía bien considerada, y es importante notar que lo era por gente honrada que vivía la fe. Con esto solo pretendo decir que en el saco de la religión ha habido de todo, también épocas de interesantes movimientos que distan del concepto de religión que podemos tener en esta era poscristiana.

El cristianismo está destinado a ser mal visto. Jesús mismo lo avisó “si a mi me han perseguido, a vosotros os perseguirán”. Jesús no estaba paranoico, de hecho fue crucificado. Muchos de sus primeros seguidores estuvieron dispuestos a morir por no negar lo que estaban anunciando. Pero es innegable que hay más razones que las inevitables por las que el cristianismo es mal visto en la actualidad. La historia abunda de razones justas por las que el cristianismo es detestable en nuestros días. Es una pena pero es así.

¿Qué ocurre entonces? ¿No era este un blog cristiano? ¿No se supone que hablar de esto es echar piedras sobre nuestro propio tejado? Estoy convencido que no, que es bueno tratar estos temas. En mi experiencia personal, llegar a la fe en Jesús no significó arrinconar estos temas en la sección tabú de mi mente, sino encontrar respuestas razonables. El mismo Jesús fue crucificado por los representantes de aquella religión que él mismo reconoció como verdadera, y de la cual El mismo era el epicentro en todas las promesas que Dios les había hecho. Esto es chocante, pero la Biblia no elude esta dificil cuestión como no elude muchas otras.

¿Cómo es posible esto? ¿No se supone que si hay una religión que realmente revela la Verdad debería ser intachable? Esa es muchas veces lo que se suele pensar. “Yo estoy en lo cierto, el otro se equivoca”. Pero lo que vino a decir Jesús fue que El era la Verdad, que El era el Camino, que El era la Vida. El cristianismo como se nos transmite en la Biblia es mucho más similar a una comunidad de personas que se unen por su misma fe en Jesús que a una Institución Religiosa.

Y es allí donde quiero llegar. La institución religiosa no es que la considere mala en sí misma, sino que pienso que su problema ha sido pretender atrapar un sistema de creencias y costumbres con las que sentirse cómodo. El mensaje de Jesús va mucho más allá de eso, ya que es impresionante poderse reconciliar y entrar en una nueva relación con el Dios que nos ha creado, el que nos pensó, nos dio un lugar e hizo. Ese mismo Dios del que nos divorciamos, al que desafiamos para alzarnos a ser nuestros propios dioses. La reconciliación no se basa en un Dios que solo ama y es incapaz de condenar, sino en un Dios Justo que Ama. Por ello la eternidad impactó en el tiempo. Lo divino se hizo humano. El que no tuvo principio murió.

Puede que un sistema de creencias, de ritos y costumbres sea mucho más fácil de cumplir y controlar que creer y amar. Cuando controlamos nos sentimos más cómodos. Nos resulta más fácil disponer de una lista de tareas para ir marcando las realizadas. Nos gusta controlar porque en el fondo nuestra batalla sigue estando entre ser nuestros propios dioses o dejar ese lugar al Único que realmente puede ocuparlo.

Había un hombre de los fariseos que se llamaba Nicodemo, un magistrado de los judíos.
Éste vino a Él de noche, y le dijo: Rabbí, sabemos que has venido de Dios como maestro; porque nadie puede hacer estas señales que tú haces, si no está Dios con Él.
Respondió Jesús, y le dijo: De cierto, de cierto te digo: El que no nazca de nuevo no puede ver el reino de Dios.
Le dice Nicodemo: ¿Cómo puede nacer un hombre siendo viejo? ¿Puede acaso entrar por segunda vez en el vientre de su madre y nacer?
Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo: El que no nazca de agua y Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios.
Lo que ha nacido de la carne, carne es; y lo que ha nacido del Espíritu, espíritu es.
No te maravilles de que te haya dicho: Os es necesario nacer de nuevo.
El espíritu sopla donde quiere, y oyes su sonido, pero no sabes de dónde viene ni a dónde va, así es todo el que ha nacido del Espíritu.
Juan 3:1-8

Fotografía bajo licencia Creative Commons por marcomagrin

Comentarios

Author Image
miriam
Respuesta

Y justamente el Pueblo de israel fallo por eso, porque su sistema era cumplir la ley pero Dios queria que se dejaran sus sistemas religiosos y simplemente confiaran em El. Romanos 9.31-32
Si, el sistema religioso ha querido hacernos creeer que la vida Cristiana es fácil con Jesus, pero la verdad, es que no Jesus vino a decirnos que no lo seria, que seriamos perseguidos y odiados como El lo fue. que el sistema de este mundo es totalmente diferente y por eso, o nos adaptamos a El, o seremos rechazados por el mundo.
Escrebi un articulo recentemente que podria ser vinculado con este de alguna manera. Un abrazo
http://miriamandandre.wordpress.com/2014/10/17/aunque-lo-hagas-todo-bien-dios-quiere-que-simplemente-confies/

Author Image
Cafetero
Respuesta

Gracias por el enlace Miriam. Me pongo a leerlo ahora. Un placer tenerte por aquí.

Un abrazo!

Author Image
Daniel Colocho
Respuesta

Me parece errada la aseveración “EL que no tuvo principio murió”, pues dice el libro a los Hebreos 2 acerca del Hijo, que fue engendrado (siendo un ser espiritual y glorificado, claro, por eso le llama el Padre “DIOS”, ´dandole un mejor nombre que el resto de seres espirituales creados) y en el libro de Revelaciones, dice el Redentor Amado mismo, Yo soy el Alfa y el Omega, el Principio y el fin.
No escribo para causar discusión sino aclarar para que no haya confusión.
En todo caso, creo, lo correcto sería: El Eterno que tuvo principio murió. ¿Y esto cómo diría alguien?, pues siendo DIOS y Eterno, nunca podía morir, por ello era necesario que fuera hecho hombre, despojado de su gloria, para cumplir el plan ideado en la eternidad entre el Hijo y el Padre, a ellos, la honra, el imperio, la adoración en espíritu y en verdad por toda la eternidad.
Saludos desde Guatemala

Author Image
Cafetero
Respuesta

Si, estoy de acuerdo con lo que dices. Lo que pretendía decir es que el Verbo, el Hijo es eterno y por tanto no tuvo inicio, aunque si que nació como ser humano y murió como tal.

Saludos compañero. Un placer recibir tu comentario

Dejar un comentario

nombre

correo electrónico (no publicado)

sitio web

20 − Ocho =