Tu navegador (Internet Explorer 7 o anterior) está obsoleto. Tiene fallas de seguridad y no puede mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprende a actualizar su navegador.

X

Navegar / buscar

¿Y ahora qué?

Tiempo de lectura: 3 minutos

¡Arrepentíos y creed en el evangelio!
Marcos 1:15

Si ayer comenzaba con un texto difícil de digerir, hoy empiezo con otro. Son las primeras palabras de Jesús relatadas en el Evangelio de Marcos. ¿Qué significa “arrepentirse”? ¿Qué es el Evangelio? ¿Por qué dijo esto Jesús?

Creo que es bueno que antes de liarnos a tratar lo que significan estas cosas, según lo que encontramos en la misma Biblia, podamos hablar de lo que no significan.

– Arrepentirse y creer en el Evangelio no significa que debes flagelarte hasta la saciedad para entrar a formar parte de una entidad religiosa.

– Arrepentirse y creer en el Evangelio no significa simplemente que tu forma de ver la vida cambie.

– Arrepentirse y creer en el Evangelio no significa que creas en la existencia de Dios.

Creo que es importante pensar en lo que no significan las palabras de Jesús porque hemos llegado a un punto en el que se ha desvirtuado todo. Somos adictos a lo instantáneo, lo fácil, al “lo quiero y lo tengo”, pero no podemos coger lo que dijo Jesús y entenderlo del modo que nosotros prefiramos. Bueno, poder podemos, pero ¿qué sentido tiene hacerlo? Podemos creer o no creer a Jesús, incluso podemos, creyéndole, no hacerle caso, pero manejar sus palabras, moldearlas y cambiarles el sentido es de todas las opciones la peor de todas. Al menos en mi opinión.

¿Qué significa “arrepentirse”?

Según mi experiencia y lo que comprendo que transmite la Biblia, el arrepentimiento es ese darse cuenta de que uno está viviendo ofendiendo a Su Creador. El arrepentimiento es comprender que la vida no es como uno la tenía tan bien conceptualizada en su mente, sino que se ha pasado por alto lo más importante de todo, la Presencia del Dios creador, que nos ama de una forma que estamos limitados para comprender y que es Justo como tampoco tenemos baremo con el que comparar dicha justicia. Hay momentos en la vida en los que Dios te llama, algo en ti se despierta con inquietudes y cuestionamientos. Uno puede dejarlos pasar, callarlos, o puede buscar. En esos momentos el Ser que te ha Creado te busca, es El el que despierta en tu interior esa inquietud.

Uno no comprende la realidad de la maldad de uno mismo hasta que Dios no se la muestra. En la vida hay destellos. Nos pasan cosas, a nosotros o a nuestros cercanos, vemos la realidad que vive el planeta, vemos la imposibilidad de un gobierno que sea justo, y nos cuestionarnos la vida de principio a fin. ¿Por qué tanto dolor? ¿Por qué tanta codicia? ¿Por qué tantas y tan prontas muertes? Son cuestiones para las que no hay una respuesta completa, sin embargo la Biblia nos da un argumento claro sobre esto. Vivimos en un mundo maldito, nosotros mismos estamos malditos, entregados a lo que nuestro propio corazón genera. Nos divorciamos del Creador y Él puso unas consecuencias temporales sobre nosotros y sobre nuestro planeta. ¿Es esto demasiado dramático? ¿Os parece exagerado? Nos hemos encargado muy bien de tapar nuestras vergüenzas, individualmente y como sociedad. Nada parece lo que es. Pero párate a pensarlo…

El punto álgido del arrepentimiento es cuando uno se da cuenta de que no es tan diferente de aquellos a quienes tacha de malvados. Uno mismo vive con la misma clase de egoísmo que los demás. Puede que se manifieste de una manera o de otra. Pero aquí el problema es que hemos quitado a Dios de nuestra ecuación mental y hemos ocupado ese puesto nosotros mismos. Cada uno es su propio dios.

Por supuesto las acciones cuentan. No por decir que todos tenemos el mismo tipo de egoísmo quiere decir que Hitler o Stalin sean igual de culpables que un mero trabajador que ha vivido su vida lo mejor que ha podido. Dios mismo dice que cada uno será juzgado según sus obras (Apocalipsis 20:13). Pero la raíz de la enfermedad, si me permitís llamarlo así, es la misma. El problema es el mismo.

Arrepentirse es tomar consciencia del estado en el que uno se encuentra delante de Dios y lamentarse de su propia maldad. Es asumir la responsabilidad del error. Es reconocer la realidad de tu corazón delante de Dios.

El problema es que de por si el arrepentimiento sería inútil si no fuera por el Evangelio. Quizás sea una palabra que de tanto oirla ya de por si nos suena religiosa, y lo es. Lo que pasa es que Evangelio significa Buenas Noticias. ¡Si! ¡Ese es el significado de Evangelio!

¿Y cuáles son estas Buenas Noticias que Jesús nos dice que creamos?

Lo dejamos para la próxima entrada…

Por Cafetero

Fotografía bajo licencia Creative Commons de Jeronimo Sanz

Dejar un comentario

nombre

correo electrónico (no publicado)

sitio web

16 − 15 =