Tu navegador (Internet Explorer 7 o anterior) está obsoleto. Tiene fallas de seguridad y no puede mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprende a actualizar su navegador.

X

Navegar / buscar

El crucificado (1)

Tiempo de lectura: 5 minutos

¿Quién fue el crucificado? ¿Quién era realmente Jesús? En esta serie de post he tratado los temas de la intención premeditada de Jesús de morir crucificado, también del giro que ha supuesto esa muerte en el entendimiento del moralismo y de la señal que se dió en esa misma cruz de que la religión en sí misma está vacía de ser buena y útil, ya que fueron los mismos fariseos los que lo quisieron muerto y forzaron su crucifixión. Recordemos que los fariseos eran los líderes de la religión judía, religión que el mismo Jesús reconoció como la que se fundamentaba en la verdad.

El asunto tiene miga si uno se para a reflexionar y creo que nos deja un claro mensaje: LA RELIGIÓN NO ES SUFICIENTE, es más, creo que según los hechos más que insuficiente es completamente inútil. ¿Pero no es el cristianismo una religión? -te preguntarás-. Si y no. Lo es en el sentido de que dice haber recibido la revelación de Dios, pero al mismo tiempo no lo es en el sentido de que la religión cristiana no es un camino hacia Dios, el camino es Jesús. Quizás a muchos os choque esto, pero no dudan mis manos en escribir estas palabras: EL CRISTIANISMO NO ES EL CAMINO HACIA DIOS, EL CAMINO ES JESÚS.

¿Quién fué Jesús? Quizás tengas una imagen dibujada de uno de tantos cristos que penden de una cruz y que son paseados una vez al año por distintas ciudades, cuando la lluvia lo permite. No quiero que nadie se moleste, ni se sienta atacado, pero permíteme hablar claramente. Lo que quiero es cuestionar, reflexionar, que le demos al coco, como quieras llamarlo. La imagen que se nos ha inculcado de Jesús es la de un mártir, un sufriente… Es como si hubiese quedado agonizando por los siglos de los siglos en esa cruz. Y esa es una imagen desdibujada del Jesús que transmite la Biblia.

Es cierto que la cruz, o lo que ocurrió en ella, es el punto central del mensaje de la Biblia. Es, haciendo uso de una ilustración, el capítulo vital de la novela. Ese capítulo que narra los hechos determinantes y más importantes, eso sin lo que todo lo demás pierde su sentido. Es la pieza clave del puzzle, sin la cual es imposible construirlo.

Pero ojo. La afirmación de que Jesús mismo es el camino hacia Dios no es moco de pavo. La historia nos ha demostrado el peligro de que los hombres se alcen como dioses. Los sistemas absolutistas son prueba de ello, así como las distintas sectas que existen en la actualidad. Endiosar a las personas no ha traido muchos beneficios que digamos. Entonces, ¿Qué hay en Jesús para que sea diferente?

Para responder a esta pregunta me propongo compartiros alguna de las cosas que Jesús dijo sobre sí mismo. La primera de ellas es un fragmento de una discusión que tuvo con los fariseos. Israel esperaba la llegada del prometido Mesías. Los textos sagrados del judaísmo (lo que conocemos como el Antiguo Testamento de la Biblia) hablaban de alguien que vendría para liberar a los judíos. En la época de Jesús se generó bastante expectativa con la llegada de este Mesías. Las razones fueron diversas, pero quizás se podrían destacar dos. La primera era la opresión de la nación de Israel por parte del Imperio Romano. Israel estaba colonizada y se debía a la autoridad de Roma. Muchos esperaban ser liberados del poder opresor. Por otro lado estaba Juan, al que apodaron el bautista, ya que bautizaba. Juan era un hombre peculiar, alimentado de miel silvestre, vestía ropas que se consideraban despreiables por los más estirados. Hablaba en el desierto, pero era reconocido y respetado por el pueblo. Lo consideraban un profeta. Los profetas eran personas que recibían un mensaje de Dios para comunicárselo al pueblo. Su mensaje era el arrepentimiento y la inminente llegada del Mesías.

Dentro de todo este meollo Israel esperaba que el Mesías fuera un gran líder que los liberáse del poder romano y les hiciera dominar en el mundo. Pero fijaros que dice Jesús en esta ocasión:

“41Y habiéndose reunido los fariseos, Jesús les preguntó,
42diciendo: ¿Qué pensáis del Mesías? ¿De quién es hijo? Le dicen: De David.
43Les dice: ¿Pues cómo David en el Espíritu lo llama Señor, diciendo:
44Dijo el Señor a mi Señor:
Siéntate a mi diestra,
Hasta que ponga a tus enemigos debajo de tus pies?
45Pues si David lo llama Señor, ¿cómo es su Hijo?
46Y nadie le podía responder palabra, ni desde aquel día se atrevió ninguno a preguntarle más.”
(Mateo 22:41–46)

David fue el segundo rey de la nación de Israel. Fue el rey con mayor reconocimiento histórico de la nación. Entre los anuncios de los profetas se encontraba uno que decía que el Mesías sería hijo de David, es decir, descendiente de éste. Pero Jesús parece meterlos en una paradoja. El Mesías era hijo de David, sin embargo David le llama Señor y habla de Él como alguien igual a Dios (dijo el Señor a mi Señor). Lo que viene a decir Jesús es que el Mesías es preexistente a su vida humana, que el rey David mismo le llama Señor usando el mismo término que para Dios (el Señor a mi Señor), por lo que parece decir que es igual a Dios.

Pero no es la única ocasión e.n la que Jesús utiliza las figuras claves dentro del judaísmo para comunicar quién era él mismo. En otra ocasión, nuevamente enfrascado en una discusión con los fariseos en los que estos defendían su valía por ser descendientes de Abraham Jesús les dice esto:

58Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: Antes que Abraham llegara a ser, Yo Soy.
(Juan 8:58)

Abraham es otra figura clave para los judios, ya que fue la primera persona que recibió la promesa de Dios en cuanto a la nación de Israel. Sin embargo Jesús les dice que es preexistente a Abraham.

Por si esto fuera poco Jesús utiliza otra de las figuras clave de Israel. Salomón fue hijo de David, conocido por su sabiduría y por ser el rey que construyó el Templo judío. El Templo tenía un incalculable valor para los judíos, por lo que Salomón era considerado un gran hombre de Dios, el que tuvo el mayor privilegio que cualquier rey pudo tener, construir el Templo. ¿Qué dice Jesús en referencia a Salomón?

31La reina del Sur se levantará en el juicio con los varones de esta generación y los condenará, porque vino de los confines de la tierra a oír la sabiduría de Salomón, y he aquí más que Salomón en este lugar.
(Lucas 11:31)

Más grande que Salomón. Que Jesús fuera odiado y posteriormente crucificado tuvo la razón de que dijo cosas muy fuetes de sí mismo. La cuestión es, ¿decía la verdad?

Esto nos deja algo tremendamente importante. No creo que sea concebible creer en un Jesús como filosofo, revolucionario, visionario, etc. Lo que dijo ser tiene unas implicaciones lo suficientemente importantes como para que el asunto sea necesariamente blanco o negro. No estamos hablando de alguien sobresaliente que tuvo sus fallos o sus debilidades. Estamos hablando de alguien que hizo maravillas y que dijo ser preexistente, Dios, alguien mayor que el mayor de los hombres dentro de la religión que Él mismo reconocía como verdadera.

La figura de Jesús nos deja inevitablemente ante la necesidad de tomar una posición. O bien le creemos o bien lo consideramos un loco o un mentiroso. ¿Pero habéis leído qué es lo que hizo Jesús? No creo que nadie que haya pisado esta tierra haya vivido con tanta profundidad y haya entendido a las personas como Él lo hizo. ¿Podría alguien con un claro desequilibrio mental ser así? ¿Podría un mentiroso actuar así?

Seguiremos ahondando en alguna cosa más de lo que dijo Jesús sobre sí mismo en próximos post, por ahora lo dejo aquí por no hacerte esta lectura demasiado larga.

Licencia de la imagen  Algunos derechos reservados por LiebeGaby

Anteriores de esta serie:

1. La locura de la cruz

2. El giro y la señal

Comentarios

Author Image
Sergio
Respuesta

Buen escrito acerca de la pregunta que Jesús mismo hizo a sus discípulos. “¿Quién decís vosotros que soy yo?”. Recomendaré esta página en mi blog. Un abrazo.

Author Image
Cafetero
Respuesta

Un abrazo Sergio. Ya me he subscrito a tu blog en mi cuenta de Feedly. Mañana me leeré alguno de tus post.

Author Image
Jose
Respuesta

Pero dejas muchas interrogantes,por ejemplo Jesus segun mateo 22:41-46 cito de las escrituras en Salmos 110:1 que lee Jehová dijo a mi Señor:
Siéntate a mi diestra,
Hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies.Y no veo el porque lo traducen de manera diferente,estando claro que se esta hablando de 2 personas diferentes siendo muy dificil que si Jesus cito de las Sagradas Escrituras no lo haya citado textualmente como siempre hacia.ademas en la respuesta esta claro que sus discipulos nunca entendieron que Jesus se estuviera haciendo igual a Dios por la respuesta que ellos dan al decir Tu eres el Cristo el Hijo del Dios Vivo Mateo 16:16.Otro escritor como fue el apostol Pablo lo dijo de una manera mas enfatica en Filipenses 2:5 Haya, pues, en[d] vosotros esta actitud[e] que hubo también en Cristo Jesús, 6 el cual, aunque existía en forma de Dios, no consideró el ser igual a Dios como algo a qué aferrarse, 7 sino que se despojó a sí mismo[f] tomando forma de siervo, haciéndose[g] semejante a los hombres. 8 Y hallándose en forma de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz. 9 Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le confirió el nombre que es sobre todo nombre, 10 para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en el cielo, y en la tierra, y debajo de la tierra, 11 y toda lengua confiese que Jesucristo es Señor, para gloria de Dios Padre.De aqui podemos sacar varias conclusiones.Jesus fue un enviado de Dios,Jesus es el camino para llegar a Dios no el destino,A jesus lo exalto Dios no el mismo,Jesus es Señor para la gloria de Dios El Padre,Juan 20:17Reina-Valera 1960 (RVR1960)

17 Jesús le dijo: No me toques, porque aún no he subido a mi Padre; mas ve a mis hermanos, y diles: Subo a mi Padre y a vuestro Padre, a mi Dios y a vuestro Dios.En otras palabras nuestro Padre es el m ismo que el de Jesus y nuestro Dios es el mismo que el de Jesus.
Ante la pregunta de si iba a restaurar a la nacion el mostro que no sabia ni el dia ni la hora segun Mateo 24:36, cosa que hubiera sabido si el fuera el mismo Dios,,Juan 1:18,Juan 17:3;20 completo etc,disculpeme pero son muchas las interrogantes,.

Dejar un comentario

nombre

correo electrónico (no publicado)

sitio web

diecinueve − dieciocho =