Tu navegador (Internet Explorer 7 o anterior) está obsoleto. Tiene fallas de seguridad y no puede mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprende a actualizar su navegador.

X

Navegar / buscar

La locura de la cruz (1)

Tiempo de lectura: 3 minutos

Fotografía de ING Jorge

El hecho de que Jesús muriera agonizando colgado de una cruz, dejó abatidos a aquellos que durante tres años lo habían acompañado. No esperaban que pasara eso, sin embargo después dieron sus vidas por ese Jesús y algunos de ellos escribieron las páginas del Nuevo Testamento. ¿Qué pasó con su decepción para que cambiaran de esa forma?

La Cruz, o mejor dicho, lo que sucedió en ella, es el mensaje central de Dios para nosotros. Si buscas a Dios no descanses hasta comprender qué fue lo que realmente pasó en esa cruz.

¿Podemos decir que murió un gran líder malentendido por sus vecinos? Entonces, ¿Por qué continuamente Jesús les decía a sus compañeros y amigos que tendría que “sufrir próximamente”? ¿Por qué Jesús no hizo señal alguna de pretender eludir esa muerte sino que más  bien parecía buscarla? ¿Fue Jesús simplemente alguien con desorbitadas expectativas o fue quien dijo ser?

El mensaje de la Biblia es lo más revolucionario, inusual y trascendental que ha pasado en nuestra historia.

Mira lo que dice Pablo en su carta a los Gálatas, haciéndose eco de Deuteronomio 21:23:

…porque escrito está: Maldito todo el que cuelga de un madero – Gálatas 3:13

¿Cómo puede ser esto? ¿Tiene algún sentido que aquel que la Biblia anuncia como el salvador de las personas muriese crucificado? ¿Tiene algún sentido que sea maldito? Es más, ¿no podríamos pensar que en sus últimas palabras en la cruz él pareció reconocer su fracaso al decir: “Dios mío, Dios mío ¿Por qué me has abandonado?“

¿Tiene algún sentido todo esto? ¿Se puede conciliar el hecho de que el Hijo de Dios, Dios mismo, fuera maldito en la cruz y sufriera el abandono de su Padre en esa cruz? ¡¡¡Lo tiene!!! ¡¡Es el todo de lo que te queremos compartir en este blog!! No había otra forma para que el Dios justo justificase al injusto. Él mismo asumió la sentencia.

Fijaros en este texto, escrito por Isaias. Él fue uno de los profetas de Israel. Un profeta era una persona a la que Dios le revelaba un mensaje para que lo comunicara a la gente. Nació 760 años antes de Cristo, y escribió estas palabras…

Fue despreciado y desechado de los hombres,
varón de dolores y experimentado en aflicción;
y como uno de quien los hombres esconden el rostro,
fue despreciado, y no le estimamos.

Ciertamente El llevó nuestras enfermedades,
y cargó con nuestros dolores;
con todo, nosotros le tuvimos por azotado,
por herido de Dios y afligido.
Mas El fue herido por nuestras transgresiones,
molido por nuestras iniquidades.
El castigo, por nuestra paz, cayó sobre El,
y por sus heridas hemos sido sanados.
Todos nosotros nos descarriamos como ovejas,
nos apartamos cada cual por su camino;
pero el Señor hizo que cayera sobre El
la iniquidad de todos nosotros. (Continuar leyendo…)

La cruz no fue un accidente, ni un fracaso, ni un error… Era el plan desde el principio. Es el gran misterio del mensaje del cristianismo y su misma esencia. Pablo, en una carta que escribió a los Corintios, dijo que la cruz era locura para los griegos y tropiezo para los judíos. Todos sabemos como eran los griegos y su filosofía, buscaban la sabiduría y la reflexión, para ellos este mensaje era una locura incomprensible ¿El Hijo de Dios muriendo crucificado para asumir el Juicio de Dios? Para los judíos desconcertante, ya que esperaban al Mesías muchas veces anunciado por los profetas (Isaías 53 es una muestra de ello, aunque no esperaban que fuera esta una de esas profecías sobre el Mesías). Ellos pensaban que vendría un gran líder que arreglara las cosas y que instaurara un reino victorioso. ¿La cruz? Les descolocaba esa idea… ¿Dios humillandose? Era una gran ofensa solamente pensar en ello.

Sin embargo este es el mensaje que transmite la Biblia en conjunto y armonía. En los libros escritos antes de la vida de Jesús, llamados ahora del Antiguo Testamento, por medio de profecías como la que hemos visto de Isaías 53 (hay muchas otras), pero también en los libros del llamado Nuevo Testamento, que son los que se escribieron después de la vida de Jesús. Todos ellos apuntan a este suceso de la Cruz, todos ellos apuntan a la persona de Jesús.

¡¿Qué clase de Dios es nuestro Creador que está dispuesto a humillarse de esta forma y a cargar con lo que justamente debiéramos haber recibido nosotros?! ¡¿Qué clase de Dios Eterno (sin principio ni fin) prueba la muerte para vencerla?!

¿Qué piensas? ¿Para qué era necesario que Jesús muriera crucificado y experimentase el abandono de Su Padre?

Los grandes problemas suelen tener difíciles soluciones. ¿Cómo iba a ser de otro modo con el problema de nuestro ego, la enfermedad y la muerte? ¿Son problemas sencillos de resolver?

Como te decía al inicio, si buscas a Dios no descanses hasta entender qué fue realmente lo que ocurrió en esa Cruz.

Seguiremos profundizando en este tema en los próximos días…

Comentarios

Dejar un comentario

nombre

correo electrónico (no publicado)

sitio web

catorce − siete =