Tu navegador (Internet Explorer 7 o anterior) está obsoleto. Tiene fallas de seguridad y no puede mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprende a actualizar su navegador.

X

Navegar / buscar

Anuncio Axe 2012 fin del mundo

Tiempo de lectura: 2 minutos

Los anuncios que maquinan los publicistas dan mucho juego para pensar.

Hoy he visto este anuncio, el nuevo de Axe, en el que se nos desea feliz “fin del mundo”. No creo que sea el último anuncio orientado en este sentido, pues el año 2012 es el favorito para los supersticiosos en esta temática, y por tanto es un año que da mucho juego para ello. Lo cierto es que “de aquel día y hora nadie sabe, ni siquiera los ángeles del cielo, ni el Hijo, sino sólo el Padre (Dios)”, así lo dijo Jesús mismo (Mateo 24:36).

En el anuncio sale un hombre preparando un arca, “parafraseando” el arca de Noé, aunque se parece olvidar de cierto arco que sale con los primeros rayos de sol tras la lluvia:  “Y dijo Dios: Esta es la señal del pacto que hago entre yo y vosotros y todo ser viviente que está con vosotros, por todas las generaciones: pongo mi arco en las nubes y será por señal del pacto entre yo y la tierra.” (Genesis 9:12-13) Dios dijo que no destruiría nunca más la tierra con un diluvio y como señal puso el Arco Iris.

Pero el punto vital al que quiero llegar es lo que el hombre del anuncio mete en su arca: un sin fin de mujeres objeto hipnotizadas por el aroma AXE. Esta es la simpleza con la que se consigue que compremos un producto, y que los consumidores hagamos de él un producto de éxito. Axe siempre se ha caracterizado por este tipo de anuncios.

Por supuesto, soy consciente que nadie piensa que comprando un AXE va a cumplir los hechos del anuncio, pero sin duda muestra una filosofía de vida con la que muchos se sienten identificados y atraídos.

El escenario del “Fin del Mundo” es ya rizar el rizo…

¿Pero realmente es esa vida la que guardarías en tu “arca” ante un fin del mundo?

Hasta que ese momento llegue se seguirá vendiendo la filosofía de vida con productos que te dicen que ellos forman parte de tu micro-mundo…

Por Jairo Cortés