Tu navegador (Internet Explorer 7 o anterior) está obsoleto. Tiene fallas de seguridad y no puede mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprende a actualizar su navegador.

X

Navegar / buscar

Mente abierta

Tiempo de lectura: 3 minutos

 

Pero éstos eran de mente más abierta que los que estaban en Tesalónica, y recibieron la palabra con buena disposición, examinando cada día las Escrituras para ver si estas cosas eran así.
Hechos 17:11 Biblia Textual

Hay cosas en la biblia que pueden sorprendernos. ¿O no os sorprende que se hable de que la gente de mente abierta son los que estaban dispuestos a escuchar con atención sobre el Evangelio? ¿No es que cierto que hoy en día identificamos a los cristianos como gente de mente cerrada?

El tema tiene una explicación clara, y aunque pueda pareceros mentira, es algo que está vigente en la actualidad.

La fe cristiana era por aquel entonces una novedad que cambiaba todo el paradigma religioso de la época, que estaba centrado en dos grandes focos: el Dios de los judíos y el resto de dioses.

¿Por qué hago sólo dos grupos? ¿Por qué me atrevo a decir que todo movimiento religioso del momento se podía resumir en dos formas de religión?

Los judíos creían en el Dios que se había rebelado a Abraham, y con el que desde entonces tuvieron cierto contacto como nación. Lo vemos relatado en los libros de la Biblia hasta Malaquias. Creían en el Dios que era Creador y Juez de todo, el cual nadie había visto ni podía ver. Esto, precisamente, es lo que para mí la hace distinta al resto de religiones de la época, y lo que engloba al resto en otro grupo.

El resto de religiones tenían un dios que podían ver, tocar e incluso controlar. Eran dioses fabricados por auténticos artistas. Dioses hechos por la mano del hombre. Por otro lado estos solían caracterizarse por enfocarse en ciertos aspectos de la naturaleza o la sabiduría. El dios del sol, el dios de la sabiduría, el dios de la sexualidad… Cada uno tenía sus propias facultades. Ninguno de ellos daba una explicación de la vida ni de la razón por la que vivimos en una vida donde hay sufrimiento, dolor y muerte. Mucho menos tenían a esos dioses por jueces, en el sentido de medir y juzgar las cosas con  justicia. ¿Quién querría construir un dios y pensar que era su juez? Es más común pensar que nos dará suerte y riquezas, ¿no?

Estas son las razones por las que me atrevo a decir que veo dos grupos religiosos en aquella época.

Dentro del marco judío es donde nos encontramos con esto que se nos relata en el libro de los hechos. Se dice que esta gente era de mente más abierta, y que por eso escuchaban y examinaban lo que les decían, con las Escrituras.

Para la religión judía era inconcebible lo que había pasado, no esperaban que el Mesías fuera quien fue Jesús. Esperaban que fuese alguien victorioso y poderoso que les sacase de estar esclavizados de Roma. No era posible que el Mesías esperado fuera alguien con aparente debilidad, que no empeñó espada para luchar por su pueblo y que para más inri murió como un perdedor crucificado en una cruz romana.

Esta es la razón por la que para creer en el Evangelio fue necesario que las personas fuesen de mente abierta, para poder escuchar lo ocurrido sin prejuicios y examinarlo con la Biblia que ellos tenían entonces (la misma de hoy pero hasta Malaquias). Fue entonces cuando pudieron ver que todo lo ocurrido estaba anunciado por años y años en las Escrituras, y pudieron comprender que lo que el ser humano necesitaba no era una liberación territorial temporal, sino una espiritual y eterna.

Hoy no hay cosa más descabellada que pensar que alguien que murió crucificado pueda salvarte de algo. Ni siquiera es concebible que necesitemos un salvador en la mentalidad actual. Pero Dios no entiende de tópicos o de ideas precocinadas, por algo le dijo a Moisés “Yo Soy el que Soy”.

¿Quieres escuchar?

Dejar un comentario

nombre

correo electrónico (no publicado)

sitio web

5 × 5 =