Tu navegador (Internet Explorer 7 o anterior) está obsoleto. Tiene fallas de seguridad y no puede mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprende a actualizar su navegador.

X

Navegar / buscar

Jesús sobre sí mismo (3) : Vida propia y autoridad para ser Juez

Tiempo de lectura: 4 minutos

Porque así como el Padre tiene vida en sí mismo, así también le dio al Hijo el tener vida en sí mismo; y le dio autoridad para ejecutar juicio, porque es el Hijo del Hombre.

Juan 5:26

Seguimos con la serie “¿Qué dijo Jesús sobre sí mismo?”, buscando pensar si realmente hay argumentos para decir cualquier cosa sobre quién era Jesús o bien las posibilidades se limitan a unas pocas opciones debido a lo que él mismo dijo, teniendo en cuenta si le creemos o no, es decir, si pensamos que mentía o decía la verdad. Sea como sea la opciones son pocas, a mi modo de ver o era el Hijo de Dios, tal y como él decía, o se trataba de un lunático o mentiroso.

Hoy vamos a pararnos en este texto que encontramos registrado en Juan 5:26, donde Jesús dice tener vida en sí mismo, así como el Padre tiene vida en sí mismo.

¿Cómo es posible que un hombre tenga vida en sí mismo? La vida del ser humano depende completamente de Dios, así como alguien que ha caído en coma depende de las máquinas que mantienen su vida. Dios sostiene nuestras vidas por completo, recibimos la vida de Dios. Puede que creas esto o no, pero es lo que pensaba Jesús. Pero entonces, ¿Qué sentido tiene que dijera lo que dijo? ¿No era un hombre de carne y hueso?

Son preguntas estas a las que nos pueden llevar la lógica, y a la vez preguntas que nos pueden servir para descubrir el meollo del asunto, la perla más valiosa del Evangelio. Los niños suelen pasar una etapa de fuerte aprendizaje en la que constantemente preguntan “¿Por qué?” Todos hemos pasado por esa etapa y gracias a eso pasamos por un tiempo clave para nuestro crecimiento mental, aprendimos mucho.

La Biblia no está escrita para que la leamos de forma pasiva, sino para exponernos una serie de datos históricos y un mensaje que nos lleva a preguntarnos y cuestionar muchas cosas. En el otro extremo está la actitud criticona con la que uno lee y empieza a buscar acusaciones a Dios en la Biblia. Los dos extremos son igualmente destructivos, a mi modo de ver, Dios no nos ha dado la Biblia para que le juzguemos, pero si para que cuestionemos y nos preguntemos acerca de lo que dice. Nos ha hecho seres pensantes…

¿Qué significado podría tener que Jesús dijera que tiene vida en sí mismo? Expondré solamente lo que dice la Biblia, no en un solo lugar, sino casi bien mires donde mires. La razón por la que Jesús, siendo completamente un hombre, tuviera vida en sí mismo es que era el Hijo hecho hombre. ¿Quién era Jesús realmente? ¿Fue un ente que apareció de pronto con cuerpo adulto como caído del cielo? No. Sabemos por el relato bíblico que no fue así, sino que tuvo su propio nacimiento, llevó pañales (por asi decirlo) y tuvo que crecer y aprender, él también paso por la época de los “por qué”.

Esta es lo impresionante del Evangelio, el mismo Ser que creó todo lo que ven nuestros ojos y todo aquello que jamás podremos llegar a ver (incluidos nosotros) tomó para si una vida 100% humana, con sus limitaciones, sufrimientos, frustraciones… Esa es la forma en la que Dios puede rescatarnos de la situación en la que nos encontramos, revelados y divorciados de nuestro Creador.

Se que muchos de los que leéis este blog no pensáis que nadie nos haya creado, pero trato de exponer lo que la Biblia dice para que veamos su mensaje. La Biblia no trata de convencernos sobre la existencia de Dios, simplemente expone un mensaje a lo largo de la historia dando Su existencia por supuesta. Si bien es cierto de que existen discusiones interesantes sobre el tema de su existencia, algo más científicas, en esta serie nos centramos en lo que el mismo Jesús dijo sobre sí mismo sin entrar en detalles científicos que trataremos en otros posts.

Entonces, estamos hablando que Jesús dijo ser la esencia misma de la vida, es decir, de donde fluye ésta, nutriéndose, por así decirlo a sí mismo.

Otra de las cosas que dice, en el texto que recoge sus palabras y que estamos tratando, es que tiene autoridad para juzgar. La tiene porque recoge las características necesarias para hacerlo, es “el Hijo del Hombre”, es decir, Dios y la misma esencia de la vida -como estamos viendo- y perfectamente humano. Nunca podremos decirle a Dios que El no sabe lo que es estar en nuestra piel, pues si que lo estuvo, viviendo la experiencia humana en su totalidad.

El que nos tenía que juzgar, ya fuera para darnos un perdón inmerecido o para condenarnos, tenía que ser Dios, pues es el único con autoridad y capacidad para hacerlo, y tenía que ser hombre para poder hacer un juicio conociendo la condición de primera mano.

Esto lo expresa a la perfección el autor de Hebreos:

Hebreos 4:13-16 LBLA

Y no hay cosa creada oculta a su vista, sino que todas las cosas están al descubierto y desnudas ante los ojos de aquel a quien tenemos que dar cuenta.
Teniendo, pues, un gran sumo sacerdote que trascendió los cielos, Jesús, el Hijo de Dios, retengamos nuestra fe. Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras flaquezas, sino uno que ha sido tentado en todo como nosotros , pero sin pecado. Por tanto, acerquémonos con confianza al trono de la gracia para que recibamos misericordia, y hallemos gracia para la ayuda oportuna.

Jesús sobre sí mismo (2): Hijo de Dios

Tiempo de lectura: 3 minutos

Pero El les respondió: Hasta ahora mi Padre trabaja, y yo también trabajo. Entonces, por esta causa, los judíos aún más procuraban matarle, porque no sólo violaba el día de reposo, sino que también llamaba a Dios su propio Padre, haciéndose igual a Dios. Juan 5: 17

Seguimos con la serie en la que estamos viendo aquello que Jesús dijo sobre sí mismo, después de nuestro primer post de la serie.

El texto de hoy nos cuenta una discusión que tuvieron los fariseos (una de las clases religiosas de la época dentro del judaísmo) y Jesús. La discusión comenzó cuando Jesús sanó a un paralítico en el Sábado, día que es sagrado para los judíos y en el que no se puede hacer trabajo alguno. Es en historias como esta que vemos el sinsentido religioso de las apariencias.

El paralítico, como relata la historia, no podía acceder al estanque que supuestamente sanaba a la gente, ya que al ser paralítico nunca lograba llegar el primero, ya ni lo intentaba. La leyenda en aquel lugar decía que de tanto en tanto descendía un angel al estanque, que producía una ola… Cuando esto sucedía, era el primero, y solamente el primero a quién el agua sanaba.

Pero aquí tenemos a este hombre que no era capaz nunca de llegar el primero, tanto, que desistió de intentarlo. Pero Jesús comenzó a hablar con él preguntándole si quería ser sano. A lo que él respondió que no podía acceder al estanque el primero, pensando que Jesús se refería a esto.

Pero de pronto Jesús le dice que se levante, que tome su camilla y ande, y comienza a percibir que podía hacerlo y lo hace, libre de su enfermedad.

Cuando los fariseos ven al hombre, le llaman la atención por llevar la camilla, ya que el sábado no se podía hacer trabajos y llevar la camilla era para ellos un trabajo. Cuando los fariseos se dan cuenta de que Jesús al sanarlo le había dicho que cogiera su camilla, se llevan las manos a la cabeza y van en su busca.

Es curioso observar que ante un acontecimiento de tal magnitud, como es que un paralítico de pronto se ponga a andar sin ningún tipo de problema, totalmente sano de su enfermedad, lo que llame la atención del grupo de los fariseos sea el hecho de que estaba cargando con una camilla, y por tanto desobedeciendo la ley. Es increíble lo que puede cegar el odio, la envidia y el absurdo fervor religioso que se caracteriza por la idea del “yo lo hago todo bien y el resto está equivocado”.

Cuando estos encuentran por fin a Jesús comienzan a denunciarle que haya sanado a ese hombre y que le haya ordenado que coja la camilla.
La respuesta de Jesús no puede ser más directa al decir que Dios, su Padre, trabaja continuádamente y que por tanto Él también lo hace. Esto llena de furor a los fariseos ya que en pocas palabras se había declarado Hijo de Dios -“mi Padre”- y en los mismos derechos que El -“El trabaja, por tanto yo trabajo”-.

Dice el texto que deseaban matarle mucho más desde entonces, cosa que acabaron haciendo, si continuamos leyendo el Evangelio lo veremos.

Pero donde me gustaría hacer énfasis es en esta declaración del mismo Jesús en la que se manifiesta como Hijo de Dios y de igual condición a Dios.

He oído muchas veces a gente decir que Jesús era un revolucionario, un gran maestro e incluso a gente que lo considera como un iluminado, pero todos esos conceptos o formas de pensar en quién era Jesús chocan totalmente con sus declaraciones.

O bien Jesús era quien dijo que era, o era un loco o bien un mentiroso, creo que teniendo en cuenta lo que Jesús dijo de sí mismo no quedan más opciones que estas tres.

Puede que estés pensando: ¿Si era Hijo de Dios en las mismas condiciones que Dios mismo como es posible que muriera? ¿Cómo puede ser que además lo hiciera humillado y avergonzado en una cruz?

Por el momento solo diré que es precisamente en la respuesta a estas preguntas que se encuentra la esencia misma del Evangelio.

Deciros también que postearemos lo que la Biblia transmite sobre este asunto en futuras entradas.