Tu navegador (Internet Explorer 7 o anterior) está obsoleto. Tiene fallas de seguridad y no puede mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprende a actualizar su navegador.

X

Navegar / buscar

La primera Red Social (1)

Tiempo de lectura: 2 minutos

Voy a comenzar una serie sobre lo que creo que es justo llamar como “la primera red social”, ya que como iremos viendo el cristianismo en sus inicios fue un movimiento hermoso que traspasó fronteras, moviendo a gente de diferentes posiciones sociales y culturas, unidos en un mismo sentimiento, apasionados por haber conocido el Evangelio.

El libro de Hechos relata la historia de los primeros cristianos una vez Jesucristo había muerto y resucitado, y los había dejado. Pero no fue un abandono lo que les dejó, sino vida espiritual.

Pronto surgieron las primeras consecuencias del legado que dejó Jesús, pues aquellos a los que llamaban del “Camino” comenzaron a crear una gran comunidad, una gran red social donde todos eran tratados por igual, donde los que tenían más cubrían las necesidades de los que les faltaba, llenos de alegría y humildad, ganándose buena reputación con sus vecinos.

Esto lo vemos relatado en Hechos 2: 44-47:

Todos los que habían creído estaban juntos y tenían todas las cosas en común; vendían todas sus propiedades y sus bienes y los compartían con todos, según la necesidad de cada uno. Día tras día continuaban unánimes en el templo y partiendo el pan en los hogares, comían juntos con alegría y sencillez de corazón, alabando a Dios y hallando favor con todo el pueblo. Y el Señor añadía cada día al número de ellos los que iban siendo salvos.

Quizás penséis, como yo he pensado algunas veces, que se trató de un sistema comunista, pero la cosa va mucho más allá de eso.

Lo que le pasó a esa gente es que comprendieron que tenían una realidad eterna. Jesús los había rescatado de su callejón sin salida, les había llevado de tener un gran problema con el Dios Santo y Justo a ser perdonados y amados por ese mismo Dios. Sus vidas habían cobrado un valor tremendo, vivían sus días desprendidos de lo que aquí poseían porque estaban convencidos que Jesús cumpliría Su promesa de llevarlos con Él a lo Eterno. No miraban lo eterno como un alargamiento infinito de la vida, sino una vida de una calidad infinitamente mayor. No por la superficialidad de lo que aquí consideramos calidad, sino porque habían conocido a Jesús y habían comprendido la auténtica calidad.

Se amaban, compartían, se alegraban juntos, eran humildes… ¿Es la imagen que tienes de la religión? No te conformes con distorsiones humanas, coge una Biblia y leela para verlo… seguro que encontrarás muchas cosas que te cuestan comprender, verás a un Dios con el que tu corazón puede que salte lleno de rabia… pero de qué necesitarías ser salvado si vieses a Dios y estuviese al 100% amoldado a todo lo que tu piensas y sientes. Pero también he de decirte que otras cosas te sorprenderán, romperán tus esquemas sobre quién fue Jesús y qué es en realidad el cristianismo.

¿Te animas?

Comentarios

Dejar un comentario

nombre

correo electrónico (no publicado)

sitio web

11 + 8 =